Fuente: entorno inteligente

El Servicio de Rentas Internas (SRI) aspira recaudar 14 mil millones de dólares en impuestos. Así lo informó ayer Ximena Amoroso, directora general del SRI.

En el 2013, los ingresos por impuestos alcanzaron los 12.700 millones de dólares. El Gobierno ha buscado la forma de subir las rentas vía impuestos.

La meta ha sido que sea por esta vía de ingresos permanentes como se financien los gastos permanentes (como sueldos y salarios de los trabajadores del sector público).

Una fórmula que le viene bien a un Estado que, en buena parte, dependía mayormente de sus rentas por petróleo; una variable vulnerable al vaivén del precio del crudo en el mercado internacional, así como a los saltos en el volumen de producción.

Según el Ministerio de Finanzas, para esta primera mitad del año, el presupuesto fue alimentado por 8.407 millones de ingresos permanentes (impuestos) al tiempo que ha tenido un gasto permanente de 6.568 millones.

Eso resultó en un superávit de 1.839 millones. Por ingresos no permanentes (petróleo), el Estado obtuvo 2.359 millones, muy por debajo de los 4.820 millones que requería para sus gastos no permanentes (obra pública).

Ahí el déficit total cayó en un hueco de 621 millones. Hubiese sido mayor si no fuese por el financiamiento.