Fuente: 20 Minutos

El Congreso votó el jueves para bloquear permanentemente que los gobiernos estatales y municipales cobren impuestos por el acceso a internet, y los legisladores aprovecharon una oportunidad de año electoral para dejar claro que se oponen a la imposición de gravámenes en los servicios en línea.



En una votación de 75-20, el Senado otorgó una aprobación final congresual al proyecto de ley de amplio alcance, que también renovaría las leyes comerciales. La Casa Blanca ha señalado que el presidente Barack Obama lo firmará. “El internet es un recurso usado diariamente por los estadounidenses de todas las edades”, declaró el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, que negoció un acuerdo con un líder demócrata esta semana que ayudó a despejar el camino a su adopción. “Es importante que sean capaces de hacer todo esto sin la preocupación de que su acceso a internet sea gravado”.



El bloqueo a los impuestos municipales por el acceso a internet recibió un enorme apoyo. Aun así, algunos legisladores siguen descontentos por sus cláusulas comerciales y porque la medida omitió una propuesta separada y más polémica para permitir que los estados obliguen a los minoristas en línea a cobrar impuestos sobre ventas en sus transacciones.



El líder de la minoría en el Senado, Harry Reid, demócrata por Nevada, dijo que el proyecto de ley estaba lleno de “oportunidades perdidas y medias tintas”. Desde 1998, en los inicios del internet, el Congreso ha aprobado una serie de proyectos de ley que prohíben temporalmente que los gobiernos estatales y municipales impongan el tipo de gravámenes mensuales al acceso a internet que son comunes para los servicios telefónicos. Tal legislación fue inspirada en una sensación popular de que el internet debería ser gratuito, junto con la oposición republicana a la mayoría de las propuestas de impuestos.