Fuente: encuestadora Paradigma

El Poder Ejecutivo propone en el proyecto de presupuesto de ingresos y egresos de la República congelar los aumentos salariales de los burócratas para 2015.

Esa disposición se fundamenta en la Ley de Emergencia Fiscal, aprobada mediante Decreto Legislativo 18-2010 y publicada en La Gaceta 32,188 del 16 de abril de 2010.

Según el Artículo 3, “para el logro de los fines de este decreto, el Gobierno debe adoptar las medidas pertinentes en materia de ingresos fiscales, racionalización del gasto público, medidas de orden financiero, disposiciones sociales de beneficio social y administrativo, de conformidad con las atribuciones conferidas por la Constitución de la República, demás leyes y reglamentos vigentes”.

La Secretaría de Finanzas considera que la partida presupuestaria para sueldos y salarios de la Administración durante 2015 observará una disminución de 624.4 millones de lempiras (1.7%) respecto a 2014 al pasar de 36,564.8 a 35,940.4 millones.

La partida de servicios personales comprende salarios ordinarios, aportes y cuotas patronales, entre otros.

La medida de contención del gasto corriente adoptada por vez primera por un Gobierno está en consonancia con las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional, que ha propugnado por contener los sueldos y salarios.

“En particular, los directores (del FMI) consideraron que hay margen para racionalizar aún más el gasto público, incluido mediante la reducción de la masa salarial y las transferencias a los gobiernos locales, para crear espacio para gasto social y de infraestructura prioritarios”, concluye el Artículo IV 2014, realizado en junio anterior en Honduras.

Organizaciones como el Colegio de Economistas de Honduras y el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales han advertido de la amenaza para las finanzas públicas por el creciente aumento del gasto en sueldos y salarios.

Actualmente, un secretario de Estado devenga 90,000 lempiras al mes, sumados a 20,000 en gastos de representación.

El Artículo 118 estipula que, sin perjuicio de lo establecido en leyes especiales, ningún empleado público podrá devengar un salario de más de 60,000 lempiras; para los consultores, independientemente de la fuente de financiamiento y el objeto del gasto, el pago de honorarios profesionales no podrá exceder del monto antes referido. Helmis Cárdenas, vicepresidente del Colegio Hondureño de Economistas, dijo que a pesar de que exista una reducción en el Presupuesto habrá que analizar cómo se financiará este.

“De esa manera hay que ver cómo está el crecimiento de deuda interna y externa y ver qué podemos esperar. En cuanto a lo que se destina a inversión no hay problema porque tiene un efecto positivo”, expresó el economista.