Fuente: Red Mundo.

Una de las mayores redes financieras que utiliza paraísos fiscales en todo el mundo, está permitiendo a Google rescatar de lo que debería aportar en las naciones adónde llega, unos 2.500 millones de dólares, a vuelo de pájaro.

Google admite que el grueso del beneficio exterior que obtiene por evadir impuestos –aunque no lo diga de esa manera- está sustentado en Irlanda, que le ayuda a eludir cuanto puede.
La ingeniería financiera vale tanto como la tecnológica

Google ha ganado unos 8.075 millones de dólares de beneficio fuera de Estados Unidos, pagó 358 millones y dispuso otros 74 millones para impuestos diferidos, lo que significa una carga impositiva que no alcanza al 5% de la ganancia.

En Estados Unidos, Google ganó 5.311 millones de dólares, pero la factura por impuestos alcanzó los 2.166 millones, aproximadamente un 41% de lo cobrado.

Google sin embargo afirma que casi duplicó sus pagos en países fuera de Estados Unidos lo cual no deja de ser cierto: en 2011, pagó solamente el 3% de los beneficios.

El Departamento del Tesoro, reclama no obstante que este año la empresa ha logrado reducir su factura impositiva en casi 2.200 millones de dólares, gracias a “ajustes fiscales” con marco legal que efectúa en Irlanda principalmente. Sin embargo la justicia tributaria norteamericana cuestiona seriamente la legalidad de este procedimiento. Para algunos fiscales, se están evadiendo decenas de millones con destino a las islas Bermudas, donde Google tiene atesorados miles de millones, según varias versiones.

Algunos países de Europa comenzaron ya a investigar las declaraciones de impuestos que ha presentado Google.