Fuente: Siglo 21.com

La incertidumbre que genera desconocer la estrategia y fortalezas del Ejecutivo para lograr las metas de recaudación tributaria, en las que basó el Presupuesto para 2013, podría alejar la meta prevista de 2.2%, la cual corre la posibilidad, incluso, de llegar al 3.4% en relación con el Producto Interno Bruto (PIB), advierte el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

“Observamos que sigue siendo una interrogante la posibilidad de que el Estado pueda completar los niveles de recaudación planteados en el Presupuesto, ya que esos recursos adicionales representan alrededor del 10% del financiamiento; sino se logran, habría que pensar en más endeudamiento o recortes en el gasto público”, afirmó el director ejecutivo de la entidad regional, Jonathan Menkos.

Si bien la Ley de Actualización Tributaria atravesó procesos de socialización y blindaje en términos de inconstitucionalidades, en las enmiendas que se le efectuaron durante la discusión y aprobación en el Congreso de la República se colaron algunos errores, señala el directivo.

“Podrían ser errores vinculados con esas enmiendas, ya que el cuerpo inicial de la iniciativa era limpio y concreto, pero cuando pasó por el Congreso y se le hicieron las enmiendas, fue donde se le introdujeron errores. Eso será lo que determinaremos en el estudio que se le hace a la ley, y lo presentaremos el próximo 15 de noviembre, para conocer el talón de Aquiles de la norma”,
anticipó.

En particular, los artículos referentes al Impuesto Sobre la Renta (ISR) de la ley aprobada podrían ser suspendidos por medio de una resolución de la Corte de Constitucionalidad, enfatiza.

El escenario y las decisiones

El diputado por el partido de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y miembro de las comisiones de Economía y Comercio Internacional y de Apoyo a la Recaudación Fiscal del Congreso, Carlos Barreda, aseguró que aunado a las complicaciones que se den en la ley de actualización tributaria, se deben analizar las condiciones macroeconómicas actuales, para evitar impugnaciones.

“Hay que seguir muy de cerca los resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, ya que si ellos plantean un ajuste a su déficit fiscal, tendrá una repercusión en la economía guatemalteca, tal y como hemos dicho, si EE.UU. estornuda, a Guatemala le da pulmonía”, resaltó.

Además, hizo ver que para lograr las metas de recaudación, el Ministerio de Finanzas Públicas (MFP) y la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) dependen también de las importaciones y exportaciones. “La economía mundial no está dando sus mejores pasos, y eso podría complicar más las cosas”.