Fuente La Tribuna, Honduras.

En el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República 2013, se contempla un déficit fiscal de 4.5 por ciento, aunque bajo algunas acciones, en el peor de los casos, puede llegar a ser mayor, considero el viceministro de Finanzas, Carlos Borjas.

Así, estimó que “pueden suceder algunas acciones de sectores que den lugar a que el (déficit) presupuesto se vaya al seis por ciento, pero va a depender en gran manera de los ingresos tributarios también. Nosotros tenemos expectativas de que gran parte de los ingresos tributarios van a provenir de las explotaciones mineras y de este nuevo proyecto de la Ley de Exoneraciones”.

El funcionario indicó que el déficit fiscal no solo se origina por la vía del gasto corriente, sino también por el lado de los ingresos tributarios, y si la mayor parte de los contribuyentes no cumplen con el pago de sus tributos en tiempo y forma, lógicamente el déficit fiscal puede ser mayor a 4.5 por ciento y alcanzar hasta el seis por ciento e incluso más.

Al respecto, el ministro de Planificación y Cooperación Externa, Julio Raudales, señaló que algunos argumentos expuestos por economistas tienen mucha validez en cuanto a la carga tributaria, pero aseveró que la situación calamitosa del país no es porque el gobierno no haya hecho nada para evitar que eso suceda.

“Yo creo que el gobierno ha trabajado y lo ha hecho con bastante eficiencia, sino los resultados que se estarían viendo en este momento serían peores y trabajar el elemento del gasto público y el elemento de los ingresos, es decir, trabajar la política fiscal en un contexto de crisis mundial y tratar de revertir la situación es como tratar de girar el Titanic”, arguyó el funcionario.

Al final, aseveró que el gobierno ha logrado reducir el gasto salarial que estaba casi en 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), en el 2009, a nueve por ciento actualmente, y aunque acepta que no es lo ideal y en condiciones normales un país como Honduras debería tener un gasto público de siete por ciento, pero la administración Lobo está encaminada hacia ese objetivo, porque se están tomando las medidas.