Fuente: Central America Data

Con la puesta en marcha del decreto legislativo que suspende los beneficios fiscales por 60 días, los exportadores de melón, sandía y pepino amparados al Régimen de Importación Temporal (RIT) podrían registrar pérdidas iniciales por $9 millones.

De acuerdo con un artículo publicado por Elheraldo.hn, los presidentes de cada una de las gremiales de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh), concuerdan que con la aplicación de la normativa, la industria quedaría fuera de competitividad.

“Nosotros generamos 4mil puestos de trabajo y pagamos planillas equivalentes a $12 millones en salarios. En el caso que nos suspendan las exoneraciones fiscales, lógicamente no podremos seguir en el mercado, porque nuestros principales competidores tienen mejores condiciones”, expresó Miguel Molina, presidente de la agroexportadora Agrolíbano.

Según Benjamín Bográn, directivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), todo costo debe ser trasladado al consumidor final. “Caso contrario, se reportarían recortes de personal entre otras medidas para evitar el cierre de las empresas”, comentó.