Fuente: El Economista México

Con una parte de los recursos que se recaudarán a partir de octubre próximo por el Impuesto al Hospedaje que se cobrará a la plataforma Airbnb, se financiará parte de la recuperación de playas y demás infraestructura turística, informó el gobernador Carlos Joaquín González.

El mandatario dijo que hay que recordar que los ingresos por este concepto se destinan proporcionalmente a promoción de los destinos de Quintana Roo, así como a financiar infraestructura urbana, social y turística en todo el estado, por lo que los ingresos adicionales que aportarán las casas que se alquilan a través de Airbnb tendrán ese mismo destino, incluido un porcentaje para las playas de la entidad.

Apuntó que era necesario que la plataforma entrara a un marco regulatorio, pues era una de las principales exigencias de la industria hotelera establecida en Quintana Roo al representar una competencia desleal para la hotelería tradicional.

El cobro del impuesto, adelantó, es apenas el inicio de una regulación más profunda que quedará plasmada en un esquema legal, definido más adelante, y que se consultará con todos los actores turísticos.

Marisol Vanegas Pérez, secretaria estatal de Turismo, indicó que se está haciendo un levantamiento en todos los municipios de Quintana Roo para determinar con exactitud el número de casas que se alquilan a través de la plataforma Airbnb; sin embargo, de manera preliminar se estima que existen aproximadamente 10,000 inmuebles en todo el estado, lo cual generaría ingresos adicionales por 1 millón de pesos mensuales para el gobierno estatal. Esto tendrá que confirmarse una vez que se concluya el levantamiento que realiza la dependencia.

Añadió que el cobro a la empresa es sólo un principio, ya que tendrán que incluirse a otras plataformas digitales.
Acuerdo impositivo

El lunes pasado, el gobierno de Quintana Roo firmó un acuerdo impositivo con Airbnb para que a partir del 1 de octubre de este año la plataforma comience a recaudar el Impuesto al Hospedaje.

La administración estatal tomó como base el esquema tributario que el gobierno de la Ciudad de México ya aplica, para recaudar 3% de gravamen a las casas que se rentan a través de esta plataforma.

Según datos de esta empresa, en el 2016 en Quintana Roo las casas que se alquilaron a través de Airbnb recibieron 271,000 huéspedes, un crecimiento de 131% a tasa anual.

La plataforma tiene 14,800 anuncios activos de casas en alquiler en todo el estado.