Fuente: Cadena Ser

La Fiscalía de Braunschweig ha confirmado la apertura de una segunda investigación formal contra el consorcio alemán por un presunto caso de evasión fiscal.

El procedimiento está vinculado con el escándalo de trucaje de software de vehículos del fabricante germano. En este sentido, el ministerio público entiende que dado que los valores de consumo de dióxido de carbono y de combustible han sido manipulados, se habrían emitido también notificaciones fiscales erróneas de los vehículos trucados.

Las pesquisas se centran en 800.000 vehículos cuyas emisiones de dióxido de carbono serían más altas de lo anunciado por el fabricante y por lo tanto los propietarios de estos automóviles habrían pagado un impuesto de circulación inferior a lo que realmente les correspondería.