Fuente: El Economista de Argentina

Netflix y otras empresas que prestan servicios en la Argentina pero no pagan impuestos por estar radicadas en el exterior deberán pagar el tributo a los Ingresos Brutos en la Ciudad de Buenos Aires, según ratifica un fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires.

El tribunal rechazó un planteo para declarar “inconstitucional” la resolución de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) que estableció un régimen de retención en el Impuesto Sobre Ingresos Brutos (ISIB) cuando se contraten servicios de suscripción online, para acceder a contenidos por medios digitales.

El llamado “impuesto Netflix” entrará entonces en vigencia en febrero de 2015 y encarecerá los abonos en $ 2 (US$0,40 por mes). La idea fue presentada por los competidores de Netflix, en especial los proveedores de cable, que veían cómo Netflix avanzaba con el mercado sin pagar un solo peso en impuestos.

La masividad de estos servicios están provocando varias quejas en países del todo el mundo, ya que son proveedores masivos de contenidos, pero son servicios facturados desde el exterior.