Fuente: financiero.com.mx

El Consejo Coordinador Empresarial señaló que el ISR en el país es más elevado que el manejado por la OCDE; el organismo empresarial también planteó reincorporar la deducción inmediata en las inversiones en activos fijos.

Para el sector privado la tasa del Impuesto sobre la Renta (ISR) de 30 por ciento para las personas morales es elevada, por lo que pidió que se reduzca a 28 por ciento.

El organismo argumentó que la tasa corporativa actual es elevada, comparada con la tasa media de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), situada en 26 por ciento.

En particular, porque a partir de este año existe en México un nuevo gravamen sobre dividendos de 10 por ciento de retención aplicable a personas físicas y a extranjeros, la cual pidió baje a 5 por ciento.

Asimismo, el Consejo Coordinador Empresarial planteó que se reincorpore el esquema de deducción inmediata en las inversiones en activos fijos, el restablecimiento de la deducibilidad al 100 por ciento de las prestaciones sociales a los trabajadores exentas y establecer un crédito en el Impuesto sobre la Renta propio y retenido por 30 por ciento de los montos no deducibles.

Además sugirió que se incremente a un salario mínimo la exención de los vales despensa, como en el Impuesto sobre la Renta, y que la retención por intereses de 0.6 por ciento que se cobran por concepto del Impuesto sobre la Renta en inversiones y deuda, disminuya a 0.1 por ciento.

En el documento que en breve entregará a la Cámara de Diputados, el Consejo Coordinador Empresarial, explicó que la iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio 2015 contempla en el artículo primero, que la Federación percibirá ingresos por los siguientes conceptos: Impuestos sobre el patrimonio, Impuestos sobre Nóminas y Asimilable, así como Impuestos Ecológicos.

El organismo que preside Gerardo Gutiérrez Candiani, advirtió que esos rubros, de los cuales no existe una cantidad estimada, representan tres nuevos gravámenes, contradiciendo lo establecido en el Acuerdo de Certidumbre Tributaria, sobre la no creación o aumento de gravámenes, por lo que solicitó que los tres conceptos sean retirados de la Ley, con el fin de dar certidumbre a los contribuyentes.