Fuente: Enter

Airbnb, la reconocida plataforma para encontrar y publicar anuncios de alojamientos en más de 34.000 ciudades de todo el mundo, acaba de anunciar que París, su mercado número uno, será la nueva ciudad en la que la plataforma empezará a cobrar impuestos.

Esto se debe a la alta demanda que tiene la capital francesa como destino turístico. La noticia, conocida a través de Venture Beat, señala que esto fue producto de un acuerdo al que llegó la compañía con las autoridades francesas.

“Hemos estado trabajando con las ciudades alrededor del mundo en definir las reglas claras y simples que permitan facilitar el pago de la tasa de impuestos por nuestra comunidad. Hoy, estoy encantado de anunciar que a partir del primero de octubre de 2015, Airbnb empezará a recolectar los impuestos por sus alquileres en París, su primer destino mundial de demanda de alquileres”, dice la compañía en un comunicado.

Además, Airbnb señaló que esto empezaría a desplegarse progresivamente en otras ciudades francesas, sin especificar cuáles en particular. El impuesto fijado es de 0,83 euros por persona y por cada día que se hospeden en un alquiler registrado en la plataforma.

Como les contamos en el pasado, las primeras dos ciudades en las que Airbnb empezó a cobrar impuestos hoteleros fueron San Francisco (su casa natal) y Portland. Hoy, la medida se aplica en otras ciudades del mundo como Amsterdam, Philadelphia, Chicago, Malibu, San José, San Diego y Washington D.C.

A pesar de esto, la plataforma sigue siendo un dolor de cabeza para otras ciudades en el mundo, como es el caso de varias ciudades en España, en donde hoteleros no quieren a Airbnb y aseguran que sigue siendo una competencia desleal para el resto de la industria hotelera.