Fuente: Central American Data

En una carta enviada el 5 de marzo a sus proveedores, British American Tobacco anunció el cierre de sus operaciones en El Salvador. El aumento del contrabando y la falta de competitividad en términos de costos son algunas de las razones que motivaron la salida del país.

La nota firmada por el gerente de país, Marco Escolán explica que “luego de un profundo análisis de la estructura y los costos de operación en El Salvador, decidió cerrar sus operaciones en el país y trasladar la comercialización de sus productos a la empresa distribuidora independiente, Distribuidora Morazán, con quien han trabajado desde 2011”.

Desde el 1º de marzo la compañía implementó un cambio en su modelo de negocios que “nos permitirá maximizar nuestras ventajas competitivas, consolidar la calidad en los procesos y reforzar la satisfacción de las necesidades de nuestros consumidores, fumadoras adultos informados sobre los riesgos”.

Esta es una de las empresas que han decidido finalizar sus operaciones en el país. Muchas otras, según la Asociación Nacional de la Empresa Privada, ya están considerando cerrar debido al elevado costo de energía, así como los impuestos que se han elevado después de dos reformas tributarias y la delincuencia.

El artículo de Elsalvador.com agrega: “según un informe de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social “desde 2009 a la fecha diversas compañías y personas naturales han sacado del país $1.127 millones de capital, cantidad que incluye inversión extranjera en el país así como la inversión nacional en el exterior y los depósitos”.