Fuente: El Mundo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quiere llevar a cabo una masiva bajada de impuestos, sobre todo a las empresas, aunque eso dispare el déficit público. Según informan los diarios ‘The Wall Street Journal’ y ‘The New York Times’, Trump quiere reducir el tipo del Impuesto de Sociedades al 15%, una de las promesas electorales de su campaña.

En la actualidad, el tipo medio del Impuesto de Sociedades es del 34,5%, pero el efectivo -es decir, el que realmente pagan las empresas una vez aplicadas todas las desgravaciones- es del 19%. Entre 2008 y 2012, gigantes de la talla de Boeing, General Electric, y Verizon (la segunda mayor telefónica del mundo por volumen de negocio) no pagaran absolutamente nada en Impuesto de Sociedades.

Si Trump es capaz de llevar a cabo sus planes, conseguirá que EEUU tenga el tipo fiscal más bajo para las empresas de los grandes países industrializados.

Otra cosa es que lo consiga. Para aprobar una bajada de impuestos que no sea fiscalmente neutra (o sea, que no aumente el gasto público) Trump necesita el voto de 60 de los 100 senadores. En la actualidad, el Partido Republicano solo tiene 52, y, entre ellos, muchos se oponen a una medida que aumentaría el déficit público estadunidense.

Los republicanos de la Cámara de Representantes propugnan la creación de un arancel disfrazado de impuesto que grave con un 10% a todas las importaciones de EEUU. Pero esa medida, aparte de que es descaradamente proteccionista y podría provocar una guerra comercial mundial, no tiene el respaldo de la Casa Blanca.

Así pues, Trump podría acabar creando una nueva división dentro del Partido Republicano, con una propuesta que, encima, nunca sería aprobada.