Nadie se salvó. El recorrido del proyecto de Ley de solidaridad tributaria por la Asamblea Legislativa, repartió facturas por montón.
Durante 14 meses, el tema fiscal ha sido protagonista del debate en el Parlamento, y desde diciembre –con el inicio del periodo de sesiones extraordinarias – no se habla de otra cosa en Cuesta de Moras.
La aprobación del miércoles en primer debate del proyecto con 31 votos a favor, liberará del hartazgo a los legisladores. Por lo menos mientras la Sala IV define el futuro de la reforma.
El proyecto pretende recaudar un 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB), e incluye pasar del impuesto de ventas a un Impuesto de Valor Agregado (IVA), cambios en renta para una globalización parcial e incluir elementos de renta mundial, y aumenta las tasas de impuestos a vehículos y a traspaso de bienes, entre otros elementos.
La votación y su resultado son una victoria para la presidenta Laura Chinchilla, quien debió pagar un alto precio por impulsar contra viento y marea una reforma que recibió los santos óleos en al menos dos ocasiones.
Duro de matar
El “levántate y anda” más espectacular del proyecto se dio tras un inesperado acuerdo entre Chinchilla y Ottón Solís, líder histórico del PAC.
“La aprobación de la reforma fiscal se verá como un triunfo de la Presidenta, que logró seducir al líder del PAC, para obtener la aprobación en primer debate de su proyecto estrella de gobierno”, opinó Wálter Coto, excandidato presidencial.
Es un triunfo escrito en arena. El futuro de la reforma todavía no es seguro, pues la Sala IV estudia dos acciones de inconstitucionalidad que amenazan con traerse abajo el plan.
El precio pagado por la administración ha sido alto. Las concesiones a distintos sectores obligaron al Ministerio de Hacienda a moderar sus expectativas de recaudación de un inicial 2,5% del PIB al actual 1,51%.
Tal vez el costo más alto ha sido el atraso en otros temas prioritarios en la agenda del Gobierno, que tendrán poco tiempo y enfrentan un Congreso que arrastra heridas por el debate, estimó Carlos Carranza, politólogo.
La reforma del esquema de generación eléctrica, la nueva “Ley de aguas” y la muy esperada nueva “Ley de tránsito” quedaron relegadas.
Apoyo costoso
Chinchilla no está sola en el recuento de los daños, incluso su factura no llega a ser la más alta. El Partido Acción Ciudadana (PAC) enfrenta el costo político más alto por el apoyo que ofreció al proyecto desde la oposición.
El acuerdo entre Chinchilla y Solís, puso en evidencia las tensiones que experimenta el PAC. De los once diputados rojiamarillos, dos votaron en contra de la línea de Solís y uno se ausentó de la votación.
“Han tenido un enfrentamiento interno. Son los que más problemas han tenido”, estimó Rolando Laclé, expresidente de la Asamblea Legislativa.
Además, la posición de la mayor parte de la fracción rojiamarilla puso al rojo vivo los lazos que sujetan la alianza opositora.
Al PAC se une el Banco Central, que con su apoyo a la reforma vio mermado su imagen de idependencia con respecto al accionar del Poder Ejecutivo.
Mejor le fue a la Unidad Social Cristiana (PUSC). Luis Fishman, veterano en el campo de batalla legislativo, se hizo con el estandarte de la oposición al plan y su fracción –que suele atomizar posturas– logró mantener una posición uniforme.
Empero, todos han tenido que realizar altas apuestas políticas, por las cuales deberán responder con menos margen de maniobra en un panorama dominado por la desconfianza ylas alianzas rotas o parchadas, en las que oposición y gobierno se enredan.
Alto precio: Partido Acción Ciudadana
El PAC es el partido con la factura política más alta.
No supo venderleal grueso de la población la idea de que la inclusión de sus 17 reformas en el texto, purgaba los males del proyecto y reforzaba sus virtudes.
El año de Juan Carlos Mendozacomo presidente del Parlamento era un momento de oro para que el PAC demostrara que puede cumplir su promesa de hacer política diferente de la tradicional; pero con la extensa discusión del plan fiscal las oportunidades de lucirse se diluyeron.
Peor aún,los demás miembros de la alianza opositora han señalado el acuerdo del PAC con el PLN como un retorno al bipartidismo vituperado por los rojiamarillos, o en el mejor de los casos, como un cogobierno que resta al PAC legitimidad como opositor.
A lo interno,el acuerdo con Zapote sacó a relucir las tensiones entre el liderazgo histórico del PAC y quienes intentan despuntar. “Al liderazgo de Ottón Solís le pasó factura las tres derrotas en procesos electorales. Un líder que no logre alcanzar el poder, pierde credibilidad y seguidores”, comentó el politólogo Claudio Alpízar.
Zapote encesta: Gobierno
La aprobación de la reforma fiscal en primer debate le da un triunfo, aunque inseguro, a la presidenta Laura Chinchilla. Solidaridad tributaria es su proyecto estrella.
En el lado positivo,la mandataria y Carlos Ricardo Benavides, ministro de la Presidencia, lograron mantener la disciplina en el Gabinete y en la fracción verdiblanca. Reclutó el apoyo de su principal rival en las urnas, Ottón Solís, y de paso generó división en la Alianza opositora.
Empero, Chinchilla debió pagar un precio.Sus temas prioritarios quedaron relegados por meses y con un Congreso con ritmo de tortuga y minado por la desconfianza, es poco probable que vea su aprobación desde Zapote. La reforma del mercado eléctrico, el nuevo marco legal para el recurso hídrico, la ley de tránsito y el resto de la agenda fiscal del Gobierno duermen en Cuesta de Moras. Y hay pocos opciones para reactivarlos. Así, la joya en la corona de la Presidenta es un proyecto de impuestos, por naturaleza impopular.
Pobre cosecha: Partido Liberación Nacional
La bancada oficialista es la llamada naturalmente a cancelar el grueso del costo político de una nueva legislación que busca trasladar dinero del bolsillo de los contribuyentes a las arcas del Estado.
Los verdiblancosquedan extenuados, al punto de que tres diputados nacionales prefirieron dejar el barco legislativo.
Y aunque compartenel costo político con el PAC, eso no borra el tiempo que consumió el debate de “Solidaridad tributaria”. El proyecto será poco útil cuando Liberación pretenda convencer a los electores de la conveniencia de darle cuatro años más en el poder y hay poco capital para buscar otros proyectos en los dos años restantes.
La inversiónen tiempo para sacar el proyecto estrella del Gobierno podría venirse abajo si la Sala IV dictamina que hubo errores de procedimiento en la vía rápida. Los opositores sembraron minas de inconstitucionalidad en el camino del proyecto. En su afán por evitarlas, el PLN se juega el legado de esta administración.
Táctica gastada: Movimiento Libertario
La oposición a los impuestos ha sido una de las banderas tradicionales del Movimiento Libertario.
Las miles de mocionesy demás estrategias a las que los rojiblancos suelen echar mano para poner cuesta arriba la marcha de aquellos proyectos que adversan, empiezan a perder su poder de convertirse en futuro apoyo electoral.La reforma pilló en un momento de debilidad a los libertarios, que enfrentan la investigación de la Fiscalía a sus finanzas de campaña.
En un acuerdocon el Gobierno, los libertarios accedieron a retirar miles de mociones días después de que Ottón Solís, del PAC, cuestionara la candidatura del rojiblanco Danilo Cubero a la presidencia del Parlamento y las técnicas dilatorias de los opositores al plan fiscal. Quienes votaban por un ML que peleaba hasta la última moción no verán con agrado la tregua, y el gesto no alcanza para borrar la etiqueta de obstruccionistas.
BCCR en la danza: Banco Central de Costa
Las facturas del plan fiscal no se quedaron en exclusiva para Zapote y Cuesta de Moras. El Banco Central de Costa Rica también deberá hacer frente a parte del costo político.
La presentacióndel Programa Macroeconómico de la entidad para este año generó polémica.
Con énfasis,el Banco defendió la necesidad urgente de aprobar la reforma fiscal en lo que fue interpretado por algunos economistas como un espaldarazo al Poder Ejecutivo.
“Claramente el Banco Central,con Rodrigo Bolaños a la cabeza, se ha vuelto uno de los principales porristas del paquete de impuestos de la administración Chinchilla. El programa macroeconómico se supedita a la aprobación del proyecto, algo que es reconocido por propios y extraños”, aseguró Juan Carlos Hidalgo, analista de políticas públicas sobre América Latina del Cato Institute.
La posicióngolpea la percepción sobre la independencia en relación con el Gobierno Central, con que opera el ente emisor.
Abanderados: Unidad Social Cristiana
El Partido Unidad Social Cristiana, y particularmente el jefe de su bancada, Luis Fishman, logró capitalizar su oposición al plan fiscal de mejor manera que otras agrupaciones.
Echando mano a su experiencia,Fishman se hizo con el estandarte de rechazo a la propuesta del PLN y el PAC. Las dos acciones de inconstitucionalidad que él presentó son las que tienen hoy en suspenso el futuro de “Solidaridad Tributaria”.
Mientras otras agrupacionescambiaron de posición en el largo camino de la reforma por Cuesta de Moras, todos los legisladores rojiazules mantuvieron su oposición al proyecto. La grieta en el frente común de la Unidad fue el voto de Wálter Céspedes en favor de aplicarle vía rápida al proyecto.
Este protagonismono le alcanza al PUSC para ver retornar a sus filas a los miles de votantes de sus épocas de gloria, pero los ayuda a ganar preponderancia en la alianza opositora en el Congreso. Para el PUSC, el principal costo es ver a la Alianza desgastarse.
Resquebrajada; Alianza por Costa Rica
El debate de la reforma fiscal dejó a la Alianza por Costa Rica con un delicado estado de salud.
El único punto programáticoque los unía era la oposición al plan fiscal. El PAC insiste en que la inclusión de sus 17 puntos y el cambio en el número de expediente los exculpa de romper el acuerdo, pero eso no ha evitado que los otros miembros de la alianza los señalen.
Incluso los más beligerantesse refieren al proyecto como el “Pac-quetazo” endosándole a los rojiamarillos mucho del costo político del proyecto.
Más delicadotodavía es el panorama que se presenta frente a la próxima elección de Directorio Legislativo el 1° de mayo.
Ottón Solís,quien demostró lo determinante de su influencia en ocho de los once diputados del PAC, se opone a apoyar la candidatura del libertario Danilo Cubero a la presidencia del Parlamento.
Sin un frenteprogramático común, la mayoría de los costarricenses no han logrado percibir la diferencia entre una Asamblea Legislativa dirigida por el oficialismo y la jefeada por la oposición.
Impuestos
Los impuestos sobre cerveza y cigarrillos no impactaron en la recaudación. Esta mermó en un 0,1% .
Reforma Código Tributario
Esta reforma, aprobada en 1999, al igual que los impuestos de cigarrillos, tampoco tuvo efecto en la recaudación.
Simplifacón tributaria
Los ingresos estatales aumentaron un 0,7% del PIB, dos años después de su aprobación en el 2001.
Contingencia fiscal
En un 0,2% del PIB creció la recaudación un año después de su aprobación en 2002 .
Impuesto a casas de lujo
La recaudación mermó en -1,4 del PIB en el 2009, tras un año de vigencia del tributo.
Del papel a su bolsillo
Mediante tres casos hipotéticos desarrollados por Deloitte, se ilustra el impacto que tendría en su bolsillo la eventual implementación del plan fiscal.
Caso 1
Una jefa de hogar, con un salario de ¢4.766.000 por mes. Tiene dos hijos, uno en escuela privada y el mayor en universidad pública. Su cónyuge recibe un tratamiento médico en una clínica privada. Posee dos certificados de depósito a plazo. Posee un apartamento que da en alquiler. Recibe excedentes de la Asociación Solidarista y contrató una empleada doméstica.
Impuestos
Su salario está gravado con un 20% según la nueva escala para asalariados.
El tratamiento médico en centro privado pagará 2% de Impuesto al Valor Agregado (IVA).
Los rendimientos de los certificados se gravan con un 15% sobre los intereses.
Los ingresos que recibe por el alquiler del apartamento están gravados con un 15%. Si el alquiler asciende a ¢408.000, el tributo asciende a ¢52.020.
A los excedentes que recibe de la asociación solidarista, se les aplica una tabla igual a la del impuesto rentas del trabajo. Si el dinero que recibirá esta persona de la solidarista asciende a ¢1.200.000, el impuesto a pagar será de ¢55.100.
Caso 2
Un médico, casado y con tres hijos. Ejerce su profesión liberalmente.
Entre sus inversiones, que son administradas por un puesto de bolsa, hay algunas acciones de Intel, compradas en la Bolsa de Nueva York, por la cuales recibe dividendos. Posee un aparamento en Miami.
Viaja a Estados Unidos una vez al año con su familia. Va a comprar un auto de lujo.
Impuestos
Si este médico registra una utilidad neta de ¢55.000.000; deberá pagar ¢12.150.000 de impuesto sobre la renta.
Los réditos de sus inversiones en Estados Unidos no pagarán impuestos hasta que sean repatriados a Costa Rica, momento en el cual son gravados con el 15%. Lo mismo sucede con los ingresos que percibe el alquiler del apartamento en Miami.
Los boletos aéreos para las vacaciones familiares pagarán un 4% sobre el valor del tiquete.
Por el auto de lujo (aquel cuyo valor sobrepase los 64 salarios base o ¢20.000.000) deberá pagar un 50% más, en el impuesto a la propiedad de automóviles.
Caso 3
Una empresa de zona franca, parte de una multinacional, que exporta sus productos terminados e importa partes. Paga impuestos en su país de origen y se encuentra en proceso de renovación de maquinaria.
Impuestos
La empresa, al ser beneficiaria del régimen de zonas francas, está exenta del pago de impuesto sobre la renta sobre la utilidad neta que obtenga por la actividad autorizada por la Promotora de Comercio Exterior.
Además, no paga impuestos de importación en tanto, los bienes que ingresan al país sean usados en la actividad autorizada que se exporta.
La empresa puede importar la maquinaria nueva sin impuestos, en tanto sea usada en el proceso productivo autorizado que genera ventas para la exportación.
A partir del 1 de enero de 2015, las nuevas empresas beneficiarias pagarían el Impuesto a los dividendos.
Si los dividendos declarados en el 2016 sobre utilidades generadas en ese periodo fiscal alcanzaran los $1.500.000; el gravamen asciende a $225.000.

Por Eugenia Soto Morales
Periódico El Financiero