Fuente: Diario Extra

Una resolución conjunta de la Dirección General de Tributación y el Registro Nacional está causando confusión entre los contribuyentes. Se trata de la circular DGT-R-26-2022.

Esta hace referencia a la aplicación del Transitorio II de la Ley del Impuesto a las Personas Jurídicas, No. 9428, reformado por la Ley No. 10220, la cual aplica para realizar el cese de disolución de las sociedades hecha por la Ley 9024. 

El problema es que muchas personas estaban a la espera de su publicación para traer a la vida sus sociedades disueltas.

La abogada de Actualidad Tributaria y especialista en derecho fiscal, Ana Isabel Borbón, explicó que ahora hay dos escenarios para los dueños de estas sociedades.

Las personas jurídicas inactivas se pudieron disolver bajo las leyes 9428 que está vigente y la 9024 que era la anterior, mediante la cual se inició el cobro del impuesto a sociedades.

No obstante, la resolución conjunta publicada, que es de aplicación obligatoria, viene a cesar la disolución de las sociedades bajo la Ley 9024, mientras que aquellas que fueron disueltas con la Ley 9428 no tienen un reglamento aún.

“Bajo este escenario, no se sabe cómo ni cuándo se podrá volverlas a la vida. Ahí radica la confusión actual entre los interesados”, expresó la experta.

PLAZO A 2023

Agregó que, si los dueños de las sociedades inactivas disueltas por la Ley 9024 quisieran volverlas a la vida deberán poner al día sus obligaciones con el fisco antes del 15 de diciembre de 2022, cancelando el monto adeudado hasta 2021. El plazo para presentar la solicitud se vence el 15 de enero del 2023.

“Muchas de estas sociedades se disolvieron con bienes a su nombre, de ahí el interés de sus dueños de recuperarlas. Si quieren hacerlo sin pagar multas o intereses, deberán ponerse al día en dos meses, es decir, antes del 15 de diciembre próximo, pero solo para las disueltas bajo la Ley 9024”, explicó Borbón.

La especialista recomienda que los interesados en volver a la vida alguna sociedad se asesoren correctamente para que puedan realizar el trámite o esperar según sea el caso.

“Desconocemos cuál es la forma en que se cesará la disolución de las sociedades que caen bajo la Ley 9428, pues no hay un reglamento. Creíamos que saldrían ambos documentos conjuntamente para iniciar el cese de disolución de todas las sociedades disueltas, pero no sucedió y con esto crearon una gran confusión en los contribuyentes”, acotó.