Fuente: CR Hoy

Más de 50 mociones obstruyen el avance del proyecto de ley que pretende crear un impuesto del 5% a la importación de cemento y generalizar la aplicación de una tasa igual en todo el territorio para gravar la venta de cemento nacional.

La iniciativa -impulsada por el exdiputado Marco Vinicio Redondo, del Partido Acción Ciudadana (PAC)- enfrenta 52 enmiendas planteadas por legisladores de distintas agrupaciones políticas y que se ventilan en la Comisión de Asuntos Municipales de la Asamblea Legislativa

Sin embargo, el plazo para que reciba más mociones de fondo al texto todavía sigue abierto.

La comisión deberá discutir y votar cada una de las enmiendas propuestas antes de que el proyecto de ley sea votado en dos debates reglamentarios en el Plenario Legislativo.

El 24 de setiembre pasado, el Plenario acordó mantener vigente el proyecto de ley, a pocas semanas de que fuera enviado al archivo por vencimiento del plazo de 4 años sin votarse, y luego de que Redondo sostuvo que existían “presiones” para que no avanzara.

Después de ello, siguió en el orden del día del Plenario y, como parte de su trámite en la comisión se están conociendo las mociones de fondo. Sin embargo, desde entonces no ha caminado con mayor velocidad.

Pugnas por ingresos

La mayor cantidad de mociones planteadas a la iniciativa gira en torno a los porcentajes y destinos de los ingresos que se recaudarán con el impuesto, según explicó el presidente de la Comisión de Asuntos Municipales, el diputado Luis Ramón Carranza del PAC.

Sí,efectivamente tiene más de 50 mociones que pretenden la redistribución de los recursos y tendrán que verse todas esas mociones, dijo.

Puntualizó que algunas enmiendas buscan modificar los porcentajes de distribución de los ingresos o asignar recursos a otras entidades que actualmente no están incluidas.

“Son pugnas con las que tenemos que lidiar, pero tampoco está trabado”, indicó.

Carranza reconoció que su compañera de bancada, Laura Guido, es una de las congresistas que ha planteado mociones para que la Municipalidad de Turrialba reciba más recursos del impuesto.

Guido explicó que las enmiendas que ha planteado pretenden modificar los ingresos del impuesto que se cobra al cemento producido en la provincia de Cartago.

Manifestó que desde los años 80 en canteras de Turrialba se extrae material para la fábrica de cemento que se encuentra en Cartago.

“Esto ha tenido un impacto ambiental. Es una extracción en montaña. Van degradando la montaña. A pesar de ello, Turrialba recibe menos del 1.5% del impuesto que se recauda en la provincia, mientras la Municipalidad de Cartago recibe el 25%, amplió.

La enmienda propone, entre otros elementos, que al menos un 20% de los ingresos recaudados del cemento producido en Cartago se distribuyan en partes iguales entre las municipalidades donde se lleve a cabo la producción industrial del cemento y donde se extraiga material para la producción del mismo.

El legislador Roberto Thompson, quien representa al Partido Liberación Nacional (PLN) en la Comisión de Asuntos Municipales, dijo que el caso de Turrialba no es el único y que hay mociones planteadas en términos similares para replantear la distribución de ingresos del cemento producido en otras provincias.

“Ese proyecto amplía la base porque incluye no solo la producción, sino también la importación. Existen diferencias en relación con los porcentajes para las municipalidades y sobre esa línea tendremos que verlo en la sesión de esta o la próxima semana en la comisión”, declaró.

Aseguró que se revisará cada una de las mociones en procura de buscar un equilibrio en la distribución de los recursos.

En su criterio, el Plenario Legislativo podría discutir el proyecto con las modificaciones en diciembre próximo, siempre y cuando sea convocado por el Poder Ejecutivo en las sesiones extraordinarias del Congreso que arrancarán en ese mes.

El proyecto

La iniciativa propone un tributo sobre la producción nacional y la importación de cemento en bolsa o a granel, de cualquier tipo, para la venta o autoconsumo, a excepción del cemento destinado a la exportación.

Ademá, establece lo siguiente:

-El impuesto sobre el cemento producido en territorio nacional o importado será de un 5% sobre el precio neto de venta del productor o del importador, excluido el correspondiente impuesto de valor agregado.

-El impuesto se liquidará y se pagará de forma mensual, durante los primeros 15 días hábiles de cada mes. El fabricante y el importador presentarán la declaración por todas las ventas y autoconsumos efectuados en el mes anterior, respaldados debidamente por medio de los comprobantes autorizados por la Dirección General de Tributación.

La administración, recaudacióny fiscalizacióndel impuesto corresponderá a la Dirección General de Tributación.

Propone nuevos esquemas de distribución de los ingresos producidos por el impuesto en las provincias de Cartago, Guanacaste, en el cantón deDesamparados y en el resto del territorio nacional.