Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) A setiembre -último mes con información disponible- la actividad económica del país creció a un ritmo del 11,5% interanual. Tan solo un año antes y debido a las restricciones por la pandemia, el indicador estaba en números rojos, al acumular un -6,5%.

De acuerdo con las cifras del Banco Central, la recuperación económica es un hecho, y si bien todavía hay algunos sectores como el turismo que se mantienen rezagados, el año terminará con un crecimiento general del 5,4%, una cifra mucho más positiva que la estimada en un inicio.

Para las finanzas del gobierno esto significa una cosa: más ingresos provenientes de los impuestos.

Los datos más recientes del Ministerio de Hacienda indican que para octubre del 2020 el gobierno central había sufrido una caída acumulada del 12% en los impuestos.

Eso representó una pérdida de ₡460.079 millones acumulados a ese mes.

Para este 2021 el gobierno no solamente recuperó lo perdido en 2020, sino que ya lo duplicó.

El aumento en los ingresos del 2021 respecto al 2020 significan un 30% más que lo recaudado a octubre del año pasado.

En plata, son ₡1.027.465 millones más que lo recaudado a octubre del 2020, e incluso ₡567.385 millones más que lo recaudado antes de la pandemia, a octubre del 2019.

La mejora tiene que ver con un mayor dinamismo en algunos impuestos que resultan claves para la administración, especialmente el de ventas que a partir de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Púbicas pasó a ser de valor agregado (IVA) y al de renta.

Ambos son los impuestos más “pesados” y que llevan más dinero a las bóvedas de Hacienda.

Estos 2 impuestos están estrechamente relacionados con los ingresos de las personas y las ventas, lo cual refleja en paralelo cuánto bien o mal se puede estar desempeñando una economía.

Pero también hay un segundo “bloque” de impuestos de relevancia para el gobierno que también están ligados en gran medida al dinamismo económico del país y le representan ingresos medianos.

De ellos destaca el impuesto único a los combustibles.

Debido a las restricciones de movilidad y a la caída en los precios internacionales, los ingresos por este tributo se desplomaron en el 2020 con una caída del 22%.

Este 2021, a pesar de la mayor movilidad y al constante aumento en los precios internacionales, los ingresos por este impuesto ni siquiera han recuperado lo perdido el año pasado, al aumentar un 19%. En montos globales está unos ₡32.653 millones por debajo de la recaudación de 2019.

Sin embargo, los impuestos por importaciones y consumo ya manejan cifras superiores a las de 2019 y 2020.

Ambas están ligadas directamente con las compras internas. En el caso de consumo se cobra por consumo interno y en aduanas.

El gobierno tiene una serie de impuestos menores que también le generan ingresos.

En su mayoría muestran una mejora que oscila entre el 11% y el 67% respecto al 2020.

Hay algunas excepciones, como por ejemplo el impuesto al jabón de tocador o por derechos consulares, cuyos montos más bien han sido menores este año.