De 445 grandes empresas que pagaron impuesto sobre la renta en el 2011, un total de 333 (75%) tributaron menos de ¢500 millones cada una en todo el año.

Además, 85 firmas, casi una quinta parte del total, cancelaron, en todo el año, menos de ¢100.000.

Este monto es menor que lo que tributó un asalariado que obtuvo un ingreso mensual de ¢800.000 en el 2011, pues pagó en ese año casi ¢179.000 de impuesto sobre la renta.

Estas son algunas de las estadísticas del pago del impuesto sobre la renta que la Dirección General de Tributación comenzó a divulgar ayer en su página web.

Otros datos que llaman la atención son que lo pagado en el 2011 por estas grandes empresas apenas fue un 1,75% del total de ingresos recibidos, y que entre el 2010 y el 2011, años en los cuales las cifras son comparables, el aporte de este grupo respecto al total pasó de un 47% a un 44%.

Estos contribuyentes son las empresas más grandes del país, según se define por varios indicadores.

¿Qué pasa? Amalia Ramírez, directora de Grandes Contribuyentes de la Dirección General de Tributación, explicó que analizan la información y entrevistan a las empresas para entender por qué el aporte es pequeño y decrece.

“Nosotros estamos enfocados en conocer qué está pasando con Grandes Contribuyentes que tienen ese porcentaje tan bajo”, dijo.

Francisco Villalobos, director general de Tributación, explicó que están variando la forma como controlan a esas empresas.

En el 2011 Tributación solicitó a las firmas los estados financieros auditados, con los cuales se puede establecer una serie de indicadores previos por sector y luego se revisan los contribuyentes que se alejan de estos.

Por ejemplo, se conoce de un sector el monto del inventario normal, la rotación de este y el margen de utilidad, por lo que a las empresas de esos campos que se alejan de los indicadores promedio se les envía un auditor.

Este sistema, según Villalobos, permite hacer actuaciones sobre dichos contribuyentes “más rápido, con más enfoque y más constantes”.

El jerarca ha explicado que el artículo 116 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios les impide divulgar los nombres.


Por Patricia Leitón
Periódico La Nación.