Fuente: Ministerio de Hacienda

Desde el Ministerio de Hacienda se hace un vehemente llamado a la responsabilidad fiscal, solicitándole al Poder Legislativo no aprobar iniciativas que impliquen una disminución en la recaudación de impuestos y que vayan en contra del esfuerzo de consolidación fiscal que realiza el país para estabilizar las finanzas públicas.

Esta solicitud se realiza en el marco del conocimiento de la propuesta de ley que busca aplicar nuevamente una reducción en el impuesto a la propiedad de vehículos, que forma parte de los derechos de circulación conocidos comúnmente como el marchamo.

Este tipo de medidas impacta la disponibilidad de recursos para programas prioritarios hacia la población establecidos en la legislación vigente y afectaría negativamente la meta de recaudación incluida en los compromisos con el Fondo Monetario Internacional (1,17% PIB), y con ello los resultados fiscales del presente ejercicio económico.

El proyecto que pretende reducir nuevamente este impuesto para el periodo 2022, no establece una fuente alterna de recursos para compensar los ¢70 mil millones que generaría la rebaja. Esta reducción exigirá, sin duda alguna, la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos para compensar el faltante que se generaría, ya sea mediante un incremento de la deuda o la generación de nuevos impuestos, cuyo pago finalmente, terminará siendo asumido por la totalidad de la población.