Fuente: El País CR

La Ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, aseguró a los diputados que el plan de contención del gasto público no implicará  afectación en los programas sociales ni despido, y “se respetan los derechos adquiridos”.

De acuerdo con el plan anunciado a los legisladores, en el presupuesto 2019 no se establecen crecimientos financieros, con excepción del servicio de la deuda, pensiones y los gastos de capital. Lo demás, se mantendrá con el mismo monto que el del 2018.

Además, se incluyen directrices que estipulan, entre otras medidas, la reducción de un 30% en viáticos y transporte, de un 30% en publicidad y propaganda, de un 50% en actividades protocolarias, así como la renegociación de alquileres, congelamiento de salarios a los jerarcas y de plazas en todo el Gobierno, y reducción de las horas extras.

También, se establece una nueva escala para disminuir el pago del incentivo de dedicación exclusiva para todos los nuevos funcionarios (bachillerato se reduce del 20% al 10% y para licenciatura de 55% a 25% sobre el salario base). Y se hace entrega a los diputados de una propuesta de reforma a la ley para que se reduzca del 65% al 30% el pago de prohibición a profesionales con el grado de bachillerato y licenciatura.

Para las entidades bajo autoridad presupuestaria, pero fuera del régimen del Servicio Civil, se instaurará un nuevo esquema salarial para los nuevos empleados que permita detener el crecimiento exponencial de las remuneraciones.

Este plan de gastos es una medida de compromiso que tomó el gobierno del Presidente Carlos Alvarado Quesada, para que la Asamblea apruebe la reforma fiscal que se encuentra en la corriente legislativa.

Tanto el plan del Poder Ejecutivo como la reforma fiscal contenida en el proyecto de ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, buscan evitar la crisis económica que se avecina para el país tras enfrentar un serio déficit fiscal.

Cabe mencionar que como parte de las acciones del Gobierno, el Presidente anunció que los salarios en el sector público se congelarán, para evitar el crecimiento del gasto público.

La Ministra Aguilar hizo una exposición de aproximadamente una hora ante el Plenario, y luego de eso los diputados hicieron sus preguntas sobre la materia, principalmente dirigidas al tema de impuestos.

Durante su discurso mencionó que tanto instancias nacionales como internacionales han advertido sobre la necesidad de reducir el déficit fiscal por lo menos al 3%, ya que actualmente se encuentra en un 6.2%.

El documento presentado al Poder Legislativo lleva el nombre de “Sostenibilidad fiscal por el bienestar de Costa Rica”, y propone un ajuste histórico al gasto Estatal, a través de decretos, directrices, proyectos de ley y acciones administrativas.

Las medidas significarán una reducción del déficit fiscal entre 1.6% y 1.7% del PIB durante los próximos años, insuficiente para resolver la crisis, pero según Casa Presidencial y la cartera de Hacienda, propicio para dar una señal positiva del compromiso de Costa Rica a las calificadoras de riesgo y organismos multilaterales.

“Estas medidas no deben entenderse como la solución sino como la primera fase de una estrategia nacional que derive en una reforma al empleo público, un rediseño institucional y un sistema tributario más progresivo y moderno acorde con la realidad productiva del país, que le permita a Costa Rica continuar en la senda de crecimiento y desarrollo que nos ha marcado nuestra ya casi bicentenaria tradición democrática”, advirtió Aguilar.

“Se nos agotó el tiempo. Sin la suma de todos no lograremos evitar la crisis”, aseveró la jerarca de Hacienda.

Rocío Aguilar recordó que han pasado más de 20 años en la historia del país desde la última reforma de importancia a nivel integral en materia económica, esto a pesar de una constante evolución en los derechos y garantías, un crecimiento en el número de instituciones y un crecimiento de la masa salarial por encima del crecimiento real de la economía.