Fuente: La Nación

Si usted es un profesional que ofrece servicios debe presentar la declaración del impuesto al valor agregado (IVA), además tendrá que liquidar y pagar este tributo a más tardar el próximo viernes 16 de agosto.

La Ley de Moratoria para la Aplicación de Sanciones Relacionadas con el IVA (N.° 9706) que entró en vigor el pasado 10 de julio no exime a los contribuyentes de cumplir con la obligación de declarar y pagar este tributo al Ministerio de Hacienda.

La nueva legislación establece que para los meses de julio, agosto y setiembre la Administración Tributaria no podrá iniciar ningún tipo de procedimiento para imponer sanciones, mora, intereses, multas o cualquier otro castigo a los contribuyentes que cometan errores en la declaración, liquidación, pago o aplicación de créditos fiscales del IVA.

Germán Morales, abogado tributario y socio director de la firma Grant Thornton, explicó que se trata de una moratoria improrrogable que se aplicará únicamente por tres meses para todas las sanciones establecidas en los artículos 80, 80 bis y 81 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios.

La moratoria tampoco se aplicará para casos de fraude fiscal, infracciones calificadas como muy graves o en escenarios donde se determine que existió una maniobra para evitar el pago del impuesto.

Pablo Heriberto Abarca, diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y quien propuso la iniciativa, indicó que el objetivo es ofrecer un periodo de tiempo para que las personas y empresas se adapten a los cambios contables que conlleva la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Durante los periodos de declaración de julio, agosto y setiembre, Hacienda perdonará a los contribuyentes errores como pagar tarde, presentar autoliquidaciones inexactas o atrasos en la cancelación, algo que además genera intereses.

Por ejemplo, de acuerdo con el artículo 80 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios, quienes paguen el impuesto después de 15 días tendrán que cancelar una multa correspondiente al 1% por cada mes o fracción de mes transcurrido desde el vencimiento de ese plazo.

Silvia González, socia de impuestos y legal de Grant Thornton, detalló que quienes del todo no presenten la declaración se exponen a una multa de ¢223.100 que corresponde a medio salario base vigente ante Hacienda. Es importante recordar que esta sanción se empezará a aplicar hasta después de que concluya el periodo de la moratoria.

Si un contribuyente presenta la declaración después del 15 de cada mes de forma atrasada, podrá reducir la sanción hasta en 80%, por lo que la multa final sería de ¢44.620.

Las personas o empresas que presenten datos inexactos en su declaración podría recibir una multa de entre 50%, 100% y 150% de los impuestos que no pagó por el error cometido.

Aunque la intención inicial de los diputados eran extender la moratoria por seis meses, una serie de negociaciones con el Gobierno finalmente permitió fijar el plazo de gracia en tres meses.