Fuente: El Mundo CR

La diputada liberacionista Franggi Nicolás presentó un proyecto de ley que busca ayudar a las micro, pequeñas y medianas empresas para evitar el cierre de sus establecimientos comerciales.

El objetivo del proyecto es que las PYMES gocen de una exoneración, durante un lapso de seis meses, del cobro del Impuesto al Valor Agregado que pagan por concepto de alquiler de locales comerciales, cuando el monto del mismo sea inferior a un millón doscientos mil colones (¢1.200.000).Esta medida puede ser prorrogable por seis meses más si el Poder Ejecutivo así lo considera.

Nicolás señaló que «ante el escenario que se nos presenta en la actualidad debemos tomar medidas que permitan aliviar las condiciones de funcionamiento del sector empresarial, especialmente en el área de las PYMES que, ahogadas por la paralización de la economía, están cerrado sus puertas de manera definitiva en números que no pueden menos que causar profunda preocupación».

El objetivo de la iniciativa es favorecer el empleo mediante una disminución de los costos de arrendamiento que favorezca el relanzamiento de la actividad comercial y productiva en el conjunto de la economía.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) dio a conocer en enero anterior que la pandemia provocó el cierre de 30 mil microempresas, sólo en el 2020.

«La falta de recursos en el sector privado no se puede resolver con voracidad fiscal sobre una economía deprimida y desconfiada, sino que, por el contrario, son indispensables medidas de estímulo durante un plazo razonable y con la necesaria evaluación de resultados, para lograr una verdadera reactivación de la actividad económica», explicó la diputada.

Nicolás concluyó recalcando que «no podemos perder de vista que las PYMES hoy emplean a miles de costarricenses, es visible en todo el país sus cierres, provocando que las cifras de desempleo aumenten, este proyecto viene a convertirse en una medida de reactivación económica que permitirá sanear sus finanzas, provocando en el mediano plazo la contratación de personal ya despedido o nuevos».