Fuente: CR Hoy

La petición lanzada el miércoles por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de establecer nuevos impuestos, entre ellos al aguinaldo y a algunas rentas, no fue bien recibida por el sector empresarial, comercial y de cooperativas costarricenses.

Contrario al gobierno, que no lo descartó de primera entrada, los generadores de empleo privado en el país más bien llamaron la atención del gobierno a no tomar en cuenta esta recomendación, y por el contrario, enfilar sus baterías en temas pendientes como la reforma del Estado, la reducción del gasto, la mejora de trámites, la reducción de costos eléctricos y la lucha contra la informalidad.

Según propuso la OCDE, es necesario que el país se plantee una reforma tributaria que involucre cobrar un impuesto al aguinaldo, cobrar impuesto de renta sobre los ingresos de las cooperativas y elevar el impuesto al valora agregado (IVA) a la salud y educación privadas.

Tanto Pilar Garrido, ministra de Planificación, como Elián Villegas, ministro de Hacienda, reaccionaron cautos a la propuesta, pero no la descartaron. En su lugar más bien confirmaron la necesidad de que el país analice ajustes tributarios a futuro. Villegas fue más allá y dijo que si bien hoy, no hay proyectos contemplados, no puede dar seguridad de que esto sea así en “22 días o un mes”.

Víctor Ruíz, vicepresidente de la Cámara de Comercio, afirmó que existen varias coincidencias con los llamados de la OCDE, pero los impuestos no es una de ellas.

Ruíz señaló que es vital que exista un compromiso por parte del gobierno en hacer cumplir la reforma fiscal. Esta legislación ha sido bombardeada en el último año y ha sufrido algunos cambios que la han debilitado, en especial en cuanto al cumplimiento de la regla fiscal, que impide a las entidades estatales endeudarse más allá de niveles sanos.

“Urge en el país la congelación de plazas y reformar el empleo publico. algo muy necesario también es la escala única para eliminar las grandes distorsiones. Otro aspecto con el que sí coincidimos con la OCDE y que es fundamenta, es la lucha contra lo que denominados tramitomanía. Costa Rica cayó 7 puestos en el Doing Business”, relató Ruíz.

Carlos Montenegro, director ejecutivo de la Cámara de Industrias indicó por su lado que ellos coinciden en la necesidad de avanzar en una mejor gestión de las finanzas públicas, pero sin aumentar la carga impositiva para el sector productivo.

También coinciden en la reducción de trámites y regulaciones para mejorar el clima de negocios y en las reformas necesarias para mejorar la competitividad y generar empleo. Entre esas medidas, es indispensable reducir las tarifas eléctricas y de los combustibles industriales, afirmó.

“El ingreso de Costa Rica a la OCDE representa una oportunidad para implementar reformas necesarias que como país, necesitamos para ser más competitivos, con base en las mejores prácticas internacionales. Al respecto, el estudio económico de Costa Rica presentado el 15 de julio, señala una serie de recomendaciones que debemos analizar de acuerdo a nuestra realidad económica”, añadió.

Tras conocer la recomendación de la OCDE este jueves el Consejo Nacional de Cooperativas sesionó para tomar un acuerdo en torno a la petición de los impuestos y pidieron de entrada excluir al sector de ser sujetos de nuevas tasaciones.

“El artículo 78 de la Ley 4179, dispone que para todo efecto legal las cooperativas no generen utilidades. Los saldos a favor que arroja la liquidación del ejercicio económico correspondiente, son ahorros o excedentes que pertenecen a sus miembros, producidos por la gestión económica de la asociación, y por ello no se pagará el Impuesto sobre la Renta. Cabe agregar que de cobrarle impuesto de renta a las cooperativas se caería en una doble imposición, pues ya se le aplica a sus asociados y asociadas cuando se le retiene el 10% para pago de renta, indicó la agrupación.

Los cooperativistas también salieron en defensa del aguinaldo:

“El aguinaldo es una conquista histórica y un triunfo del pueblo costarricense, por lo cual no debe ser objeto de deducciones legales de ninguna especie”, afirmó la organización.

La OCDE es una organización cuya sede principal se encuentra en París, y está compuesta – entre otros- por Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Corea del Sur, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Reino Unido, Suecia, Suiza y Turquía.

Costa Rica ya cumplió con todos los requisitos para formar parte de este grupo y solo está a la espera de cumplir con el trámite final de recibir la invitación formal y dar por aceptado su ingreso