Fuente: El Mundo CR

Los diputados del bloque Nueva República presentaron 500 mociones al proyecto de ley 22.382 que se refiere al impuesto a las casas de lujo con el fin de frenar su avance en el Plenario pues consideran que los costarricenses ya tienen suficientes cargas tributarias sobre sus hombros.

El diputado y jefe de fracción, Jonathan Prendas, aseguró que «nuestro partido siempre se va a manifestar en contra de cualquier iniciativa que tenga que ver con más tributos, porque éstos no permiten el crecimiento del país y de la economía. En este caso, lo hicimos a través de 500 mociones que presentamos en la Asamblea Legislativa».

Además, los congresistas explicaron que estos momentos Costa Rica requiere reactivarse, mejorar la administración de los recursos públicos y enfocarse en la eficiencia.

Los diputados agregaron que con el establecimiento de una tasa única para cobrar el impuesto, se pierde su progresividad; es decir, el costo de la casa ya no guarda tanta relación con el porcentaje que se debe pagar.

«Lo que se plantea es un aumento en todos los casos, y en consecuencia se castiga a la clase media costarricense», comentó Prendas.

El proyecto de ley establece una tasa plana del 0,5% anual sobre las casas que tengan un valor superior a los ¢133 millones. Como actualmente el tributo va del 0,25% al 0,55% de acuerdo con el precio de la propiedad, en muchos casos el cambio que propone esta iniciativa implicará que el impuesto suba de manera significativa.

Las mociones tienen la intención de detener el proyecto y evitar su votación afirmativa en el Plenario legislativo.