Fuente: La República

A un mes de las elecciones presidenciales, las bancadas legislativas de Nueva República y la Unidad conformaron un frente común para detener el avance de cualquier nuevo impuesto.

Para los legisladores de esos dos partidos, no se requieren de más tributos para superar el déficit fiscal que enfrenta Costa Rica, sino por el contrario, reactivar la economía y generar nuevos empleos.

De esta manera, el Ministerio de Hacienda podría elevar la recaudación, pero sin hacer un ajuste en los gravámenes que hoy cobra.

La renta global dual y la reforma al impuesto a las cajas de lujo son dos de las iniciativas que se discuten en el Congreso por decisión del presidente Carlos Alvarado.

La agenda en cuestión está comprometida al Fondo Monetario Internacional (FMI), para acceder al segundo desembolso de un préstamo ampliado por $1.750 millones.

Ese dinero es vital para evitar que el gobierno busque financiamiento interno y con ello, se disparen las tasas de interés, según el presidente.

Pese a ello, los diputados de la Unidad y Nueva República, anuncian que no darán sus votos para nuevos tributos.

Sin el respaldo de esos partidos, el oficialismo no lograría conseguir los 38 votos que se requieren en el plenario para hacer un ajuste en los impuestos.

“Debemos recordar que el FMI pide indicadores y no proyectos, el gobierno es quien ofrece llegar a esos indicadores por medio de nuevos impuestos y no por otras vías que también han estado en discusión (…) Estamos en contra de cualquier nuevo impuesto, que viene únicamente a encarecer la vida de los costarricenses. Nuevos impuestos no permitirían una reactivación económica real que aumente la productividad y baje el costo de vida”, dijo María Inés Solís, diputada de la Unidad.

En días pasados, los diputados rojiazules acompañaron con sus firmas, la presentación de 500 mociones para el proyecto que pretende reformar el impuesto a las casas de lujo.

En ese sentido, Jonathan Prendas, jefe de fracción de Nueva República y jefe de campaña de ese partido, confirmó que su agrupación está dispuesta a bloquear el debate legislativo si el presidente Alvarado insiste en discutir la aprobación de más impuestos.

“Nuestro partido siempre se va a manifestar en contra de cualquier iniciativa que tenga que ver con más tributos, porque estos no permiten el crecimiento del país y de la economía. En este caso, lo hicimos a través de 500 mociones que presentamos en la Asamblea Legislativa (…) Lo que se plantea es un aumento en todos los casos, y en consecuencia se castiga a la clase media costarricenses”, dijo Prendas.

La agrupación de Nueva República, por el contrario aboga por bajar el IVA del 13% al 9% y con ello, generar más empresas y reactivar el comercio.

Agenda

Para acceder a un crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por más de $1.750 millones, el gobierno se comprometió a validar una serie de proyectos que incluyen nuevas cargas tributarias.

El desembolso del dinero -que se entregará por tractos – depende del avance de estas propuestas: