Fuente: La República

A cuatro meses y medio de las elecciones presidenciales, es improbable que se apruebe un nuevo paquete de impuestos – a través de varios proyectos de ley – que pretende el gobierno de Carlos Alvarado.

Y es que diputados de la Unidad, Nueva República y Restauración ya manifestaron su oposición rotunda a nuevos tributos, mientras que en Liberación Nacional el asunto se lo toman con calma para discutir las iniciativas.

“Se les ha ido la mano, ahora quieren cobrar impuestos hasta para las rifas de las escuelas y las que hacen algunas familias en los barrios (…) La Unidad ha señalado en varias ocasiones que no estaremos a favor de ningún nuevo impuesto y así nos mantendremos”, dijo Pablo Heriberto Abarca, jefe de la Unidad.

El legislador rojiazul se refiere a un grupo de propuestas que el gobierno acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el objetivo de acceder a un crédito por $1.750 millones. El dinero sería vital para ordenar las finanzas públicas y se entregaría por tractos, a medida que se vayan cumpliendo las metas.

Entre los nuevos impuestos se encuentran un 25% de gravámenes para los premios de lotería y otros juegos de azar cuando las ganancias superen los ¢460 mil.

Asimismo, se pretende cobrar renta a los salarios por encima de los ¢700 mil -actualmente solo lo pagan quienes ganan más de ¢840 mil -, y también se cobraría gravámenes a los funcionarios estatales por el salario escolar.

Por otra parte, toda casa o terreno que cueste más de ¢133 millones tendría que pagar impuestos al ser considerado “de lujo”.

“Debemos luchar contra la evasión y no aprobar nuevos impuestos, además de bajar el IVA del 13% al 9% de manera temporal para incentivar el consumo y también renegociar la deuda para disminuir las tasas de interés que hoy pagamos”, dijo Fabricio Alvarado, candidato de Nueva República.

Por su parte, María José Corrales, jefa de Liberación, indicó que el PLN no tiene prisa por discutir estos temas y que los tiempos legislativos se cumplirán.