Por: Licda. Zaira Mora
Actualidad Tributaria

No hay duda, el que presta atención al aviso puede tomar acciones que le permitan protegerse! 

Así ha quedado de manifiesto en nuestro país respecto a la emergencia con el Covid-19. Atentos a lo que ocurría en el mundo, se tomaron las medidas necesarias para hacerle frente, y los resultados han sido, menos contagios y menos muertes que los esperados al compararnos con otros países de Latinoamérica y el mundo.

En el plano empresarial este refrán también aplica. Ya la administración tributaria se ha pronunciado sobre las proyecciones de ingresos y obligaciones del país. Por lo que sin duda existe una gran necesidad de recaudación, y como contribuyentes, este es un anuncio que nos debe poner atentos.

Los contribuyentes han tenido que realizar cambios y ajustes en sus operaciones, con tal de poder hacerle frente a las consecuencias de la pandemia y poder dar seguimiento a los negocios.  De repente los edificios han quedado vacíos ya que los colaboradores han sido enviados a sus casas a hacer teletrabajo. Las bodegas han quedado sin movimiento porque no hay suficientes consumidores o porque las limitaciones fronterizas han obstaculizado el ingreso de productos. Todo esto hace que las proyecciones que cuidadosamente se elaboraron para la toma de decisiones para el 2020, sean ahora solo estadísticas.  La realidad obliga a una nueva proyección, que podría no ser tan alentadora como la anterior.

El Covid-19 ha obligado a los empresarios a reinventarse, de suerte que para sobrevivir, las empresas han tenido que aplicar cambios en sus operaciones, adaptándose a las tecnologías, a las regulaciones establecidas por el Estado, a una nueva realidad.  ¡Y así debe ser, es necesaria esta adaptación! 

Pero debe tenerse presente que los cambios, casi obligatorios para la subsistencia, traerán tarde o temprano, consecuencias fiscales.  Por lo que toda decisión gerencial, debe tener su respaldo documental y justificación, para que cuando llegue el momento de enfrentar al fisco, se tengan los elementos necesarios para evitar ajustes desmedidos.

Esto cobra relevancia cuando se está frente a decisiones en operaciones vinculadas. Hasta antes de la pandemia los grupos empresariales tenían claridad sobre la participación de cada sociedad dentro de la estructura empresarial, se conocían y se identificaban plenamente las funciones que cada miembro desarrollaba, así como los riesgos que soportaba dentro de la operación. En muchos casos además, se contaba con una política de precios de transferencia debidamente autorizada y publicada por casa matriz, así como contratos de respaldo.

Sin embargo, las decisiones empresariales que muchos han tenido que adoptar para garantizar la supervivencia y la continuidad del negocio, podrían ser motivo de revisión en un análisis de precios de transferencia.

Muchos están concentrados en el día a día del negocio, haciéndole frente a la crisis, pero no deben olvidar que los cambios que implementen hoy se verán reflejados en sus estudios de precios de transferencia 2020.

La realidad evidencia que existe una alteración en las funciones y riesgos de los vinculados, los compromisos de pago no se pueden cumplir, la cadena de aprovisionamiento se ha roto, se han cambiado funciones, se han incrementado costos y la productividad ha disminuido. El estudio de precios de transferencia del periodo 2020 deberá hacerse tomando en consideración todos estos elementos, por lo que resulta necesario documentar todos los cambios que se realizan y tener a disposición su justificación.

Toma una importancia significativa la elaboración del próximo Master File o Informe Maestro, ya que se deberá rendir cuenta de todos los cambios que se realizaron durante el periodo, los cuales sin duda serán producto de las decisiones y estrategias tomadas para sobrellevar la operación durante la pandemia. Así como las adendas que se puedan realizar a los contratos que hoy día soportan las operaciones.

Así que si en guerra avisada mueren menos soldados, que sea este el aviso de la necesidad de documentar y respaldar todos los cambios que se están dando, para que al momento de realizar el estudio de precios de transferencia 2020, el mismo pueda ser robusto, claro y correcto. Sin dejar espacio para que, ante una fiscalización tributaria, existan contingencias o ajustes que aplicar.

En Actualidad Tributaria ponemos a su disposición los servicios del departamento de precios de transferencia.  Recuerde que sus decisiones de hoy, tendrán efectos fiscales mañana.

Contáctenos: 2248-4822