Por: MDT. Raymundo Volio Leiva, Director de Raymundo Volio Abogados y Asesores Tributarios y de Actualidad Tributaria

Este ha sido un año difícil para todas las empresas, mucho debido a la entrada en vigencia de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, o como hemos terminado llamándola, Plan Fiscal.

En muchos casos la evolución y adopción de cambios fiscales obligó a empresarios y profesionales a hacer inversiones en capacitación y servicios que implicaron costos asociados. Es decir, tuvimos que desembolsar dinero adicional de los presupuestos para cubrir gastos adicionales.

Así se nos ha ido el año y de pronto ya estamos a las puertas del último cierre fiscal que nuestro país realizará en setiembre, dado que el próximo cierre fiscal que realizaremos, será hasta diciembre 2020, cuando ya estemos alineados al año natural.

Lo cierto es que de cara al cierre fiscal, las empresas debemos saber que también podemos aportar al bien de organizaciones sin fines de lucro que están haciendo lo propio por mejorar este país. Las donaciones de las empresas cumplen dos funciones que benefician a quien da y a quien recibe.

Por supuesto que a las organizaciones sin fines de lucro, los aportes de privados les ayudan a cumplir sus objetivos económicos. Muchas de ellas sobreviven con lo poco que reciben a pesar de lo mucho que le dan a la sociedad costarricense.

Para las empresas, las donaciones y sus programas de apoyo a organizaciones de este tipo les permiten aportar su granito de arena a la sociedad, con una consecuencia secundaria positiva, como lo es la exención impositiva. Cada donación se puede descontar del pago del Impuesto Sobre la Renta cuando sean organizaciones que estén autorizadas para estos fines por la Dirección General de Tributación.

Si usted como empresario no sabe por dónde empezar a aportar, una opción es la Fundación Rahab, organización con amplia reputación en el país, cuya labor está enfocada en la prevención de la trata de personas, al tiempo que brinda soporte a mujeres y hombres que han sido víctimas del comercio sexual, y que está autorizada para estos fines por la Administración Tributaria.

Rahab brinda educación, atención médica psicológica, ayuda económica y otros apoyos a personas víctimas de la trata desde 1997 cuando se fundó. Su reputación ha sido intachable y sus resultados incuestionables. Nuestra relación con ellos data de muchos años, precisamente porque creemos en su trabajo.


Involucremos a nuestras empresas con organizaciones como Rahab y aportemos a la sociedad desde nuestro liderazgo.
Rahab recibe donaciones directamente en su página www.fundacionrahabcr.org o en los teléfonos 2248-2095 y 2248-0920.

CAPACÍTESE CON LOS EXPERTOS