Fuente: El Mundo CR

El Partido de los Trabajadores planteó 5 propuestas para enfrentar el alza en el costo de la vida, entre ellas eliminar el impuesto único de los combustibles y aumentar los salarios en un 13%.

Con respecto a la eliminación del impuesto único de combustibles, suspensión del pago y auditoría de la deuda pública, indicaron que «los primeros 2 meses de este año el impuesto a los combustibles tuvo una cifra récord de recaudación de 112 mil millones de colones. Sin embargo, este dinero se destina a la corrupta concesión de obra pública que solo el caso «cochinilla» le costó al estado 78 mil millones de colones».

«Pero lo que realmente ahoga las finanzas del Estado es la deuda pública, en esos mismos 2 meses el estado pago un millón de millones de colones en deuda pública. Es decir, se pagó en deuda pública 9 veces más de lo que se recaudó con este impuesto. Por esto desde el PT venimos diciendo que es necesario suspender el pago de la deuda pública y realizar una auditoría», sostienen.

En el caso del aumento de emergencia del 13% a los salarios, indicaron que «solo entre abril del 2020 y abril del 2022 el Índice de precios al consumidor ha subido 8.4% y estudios de la UCR señalan que para el 2021 en general el poder adquisitivo se redujo en promedio un 13% donde las mujeres y las personas de las zonas rurales y costeras son las más golpeadas».

«A esto debemos sumarle el aumento en los precios que se ha disparado en los últimos meses. Es por esto que necesitamos un aumento de emergencia del 13% en todos los salarios para compensar esa pérdida del poder adquisitivo», agregan.

Con respecto al aumento mensual de acuerdo a la inflación de todos los salarios iguales o inferiores a los de un profesor de secundaria, comentaron que «cada año suben los salarios, pero solo suben (y muy poco) los salarios mínimos, y quienes ganan un poco más de los salarios mínimos no ven ningún aumento».

«La inflación está creciendo mes a mes, y las cuentas de la clase trabajadora no pueden esperar un año a que venga un aumento que no va a compensar. Es por esto que necesitamos que todos los salarios de quienes ganan igual o menos que un profesor de secundaria suban cada mes de acuerdo a la inflación del mes anterior, solo así podremos enfrentar el galopante aumento en el costo de la vida», aseguran.

Mientras que con respecto al control de precios de la canasta básica alimentaria, señalaron que «la mayoría de los precios de esta canasta básica no son fijados por el estado, sino que los fijan los grandes empresarios para asegurar sus ganancias. No es posible que los grandes capitalistas se hagan más ricos mientras la clase trabajadora cada vez come peor».

«Necesitamos que todos los precios de la canasta básica alimentaria sean fijos. Además, no pueden ser fijados por la Aresep, que no sabe nada de como vivimos la clase trabajadora. Debemos ser los propios trabajadores, a través de nuestras organizaciones como los sindicatos y las organizaciones barriales, los que determinemos la fijación de estos precios, para que sean precios que de verdad podamos pagar», manifestaron.

Finalmente, sobre la ampliación de la canasta básica alimentaria, aseveraron que esta «no está basada en la verdadera necesidad de las familias de la clase trabajadora».

«Por esto necesitamos ampliar la lista de estos productos y que sean las propias organizaciones de los trabajadores, los sindicatos tanto del sector público como del sector privado, y las organizaciones de los barrios los que definan cuales son los productos que deben estar en esta canasta básica alimentaria», concluyen.