Para los jerarcas de tres partidos de oposición, las críticas del fundador del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, contra la alianza solo tienen una intención: que avance el plan fiscal que pactó con el gobierno de Laura Chinchilla.

“Yo tengo mis dudas con respecto al tema de la relación un poco oscura que ha mantenido (Solís) con algunos sectores vinculados al Gobierno. Le está tratando de hacer el favor al Gobierno de una manera solapada. Es el principal asesor económico del gobierno de doña Laura”, resumió Óscar López, presidente del Partido Accesibilidad sin Exclusión (PASE).

Así responde López, luego que el viernes Ottón Solís le recomendara a los diputados de su partido que no voten por la Alianza por Costa Rica el 1.° de mayo (en la elección del Directorio), si para entonces no se ha resuelto el plan fiscal.

Por su parte, Gerardo Vargas, presidente de la Unidad Social Cristiana (PUSC), afirmó que Ottón Solís “no ha dejado de ser liberacionista” pues sus declaraciones contra la alianza solo pretenden “favorecer” al partido verdiblanco.

“Don Ottón se retrató de cuerpo entero, demostró su doble moral; luego de renegar del caudillismo, actuó como tal, irrespetando a las autoridades del mismo partido, con el único interés de levantar su ego e imponerle a Costa Rica el pacto Chinchilla-Solís”, dijo.

José Merino, presidente del Frente Amplio, coincidió en que Solís pretende apurar la discusión de un plan fiscal que es impopular para casi el 90% de la población –según las últimas encuestas– y que encontró trabas en la alianza.

“El problema es que el plan fiscal no obedece a ningún consenso, sino a un pacto que el señor Ottón Solís francamente a escondidas firmó con la señora Presidenta de la República. Ahí está el origen de este enorme desencuentro”, agregó.

Se intentó conocer la opinión de Otto Guevara, jerarca del Movimiento Libertario, pero no respondió las llamadas que se le hicieron. Colaboró: Carlos Villalobos.

Por Vanessa Loaiza
Periódico La Nación