Los pequeños contribuyentes fueron los que más aumentaron su aporte con el impuesto sobre la renta en el 2011 respecto al 2010.

Según la Dirección General de Tributación, en el 2011 cada uno de ellos declaró y pagó, en promedio, ¢830.000 de impuesto sobre la renta, lo que significa un 31% más que en el 2010, cuando el promedio alcanzó los ¢630.000.

En este grupo se incluyen profesionales liberales, trabajadores por cuenta propia y pequeñas empresas, entre otros. Se trata de casi 326.000 personas.

La hipótesis del director de Tributación, Francisco Villalobos, es que un cambio en los controles generó un mayor cumplimiento voluntario de este tributo.

Los grandes contribuyentes, que incluyen cerca de 500 grandes empresas, declararon, en promedio en el 2011, ¢762 millones, cada una, un 8% más que el año anterior; mientras unas 613 firmas medianas, agrupadas en las grandes empresas territoriales, aportaron, en promedio, ¢261 millones, un 0,48% menos que el año anterior.

Tributación analiza si esto obedeció a una baja en los ingresos o un incremento en los gastos.

En total, la recaudación de renta en el 2011 sumó casi ¢824.000 millones, un 9% más.


Por Patricia Leitón

Periódico La Nación