El Plenario de la Asamblea Legislativa aprobó ayer en segundo debate el proyecto de Ley de Impuesto a las Personas Jurídicas, que gravará a todas las sociedades inscritas ante el Registro Nacional de la Propiedad con ese tributo de $300 anualmente.

La iniciativa parece ser parte de las negociaciones de los últimos días para terminar el año con más iniciativas a su haber, luego de que la fracción del Movimiento Libertario obstaculizara dicha propuesta enviándola dos veces luego de su primer debate a consulta constitucional.

Una tercera no fue posible, por lo que finalmente recibió ayer el apoyo de 44 diputados. El nuevo canon será cobrado por el Registro Nacional de la Propiedad y enviado a la caja única del Estado, que administra el Ministerio de Hacienda, con tal de tener mayores recursos para destinar al combate de la delincuencia.

Aún el otro proyecto de impuesto con similar finalidad, el de regulación de los casinos, casas de apuestas y juegos de azar, no ha recibido mayor impulso, aunque era otra de las iniciativas estrella del Gobierno de la presidenta Laura Chinchilla.

Según datos del Registro, en el país hay más de 532 mil sociedades, 31 mil de las cuales son pequeñas y medianas empresas, que pueden quedar exentas de dicho cobro. La media de recaudación esperada es de ¢37 mil millones


Por Aarón Sequeira

Periódico La Prensa Libre