Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com).- El peso del Presupuesto Nacional para el 2022, por ¢11,5 billones, se sienta sobre seis impuestos, que aportan, en conjunto, un 92,8% de los ingresos frescos que financiarán el próximo plan de gasto del Gobierno Central.

De acuerdo con un ejercicio de monitoreo y análisis que realizó la Contraloría General de la República sobre el proyecto de Ley de Presupuesto para el año entrante, los tributos que más aportan al financiamiento de las partidas son el impuesto sobre la renta, impuesto al valor agregado (IVA), impuesto único sobre los combustibles, el impuesto selectivo de consumo, el impuesto sobre la propiedad de vehículos y los derechos arancelarios de importación.

Los dos primeros anteriormente mencionados son los impuestos que más aportan a las arcas públicas. Por concepto de renta, Hacienda espera recaudar ¢2 billones y por el IVA, ¢1,9 billones. El primero crecerá un 5,1% y el segundo un 4,5% con respecto al 2021.

El tercer impuesto en importancia recaudatoria es el que se cobra sobre los combustibles. Este aportará a Hacienda ¢524.957 millones el año entrante, para un crecimiento de un 1,5%.

Respecto del impuesto selectivo de consumo, la recaudación que alcanzaría esta carga sería de ¢186.182 millones, con un incremento de un 0,4% con respecto al 2021. El cuarto impuesto en importancia sería el que se cobra sobre la propiedad de vehículos, que se incluye en el marchamo, por ¢181.274 millones, y que experimentaría un crecimiento de un 5,4%.

Los derechos arancelarios de importación aportarían ¢138.449 millones y crecería un 2,5% con respecto al 2021. Por último, el resto de impuestos aportaría ¢388.547 millones, con una variación de un 8,5% con respecto al año en curso.

Según una lista que publicó en junio el Ministerio de Hacienda, al 13 de mayo pasado había ciento diez impuestos en vigencia.

El desempeño de la mayoría está en entredicho, por lo que expertos en tributos recomiendan que el país inicie un proceso de revisión con miras a eliminar varias de las cargas que se cobran a las personas físicas y jurídicas.

Ingresos frescos crecen

El total de ingresos frescos que financiarán el presupuesto del Gobierno Central el año entrante será de ¢6.070.514,3 millones, para un incremento de un 2,8% con respecto al 2021.

Las otras fuentes distintas a los ingresos tributarios que financian el plan de gastos son las contribuciones sociales (¢493.709 millones), los ingresos no tributarios (¢140.760 millones), las transferencias corrientes (¢18.804 millones) y los ingresos de capital (¢6.861 millones).

Hacienda destacó que para el 2022 los ingresos tributarios representarán un 89% de los ingresos totales.

Los ingresos frescos representarán un 52,8% del presupuesto, mientras que un 47,2% se financiará con más endeudamiento, es decir, un total de ¢5.428.727,4 millones.

Gracias a la recuperación que mostró la recaudación de impuestos, el Gobierno logró reducir en siete puntos porcentuales, con respecto al 2021, la porción del presupuesto que deberá financiar.

Para el 2022, el Ministerio de Hacienda, además, estimó que la carga tributaria será de un 13,4%, mientras que en el 2021 sería de un 12,7%.

No obstante, la Contraloría General de la República advirtió de que hay numerosos elementos en el panorama que podrían afectar el ejercicio económico 2022.

Por ejemplo, en el lado positivo, la Contraloría prevé la eventual aprobación de los proyectos de ley de ajuste fiscal que el Gobierno impulsa en paralelo al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Mientras que una eventual reducción en el costo del marchamo, una reforma al impuesto único sobre los combustibles, entre otros proyectos de ley que se tramitan actualmente en el Parlamento, podrían reducir severamente las expectativas recaudatorias de Hacienda.

El año entrante, un 41,7% del presupuesto se destinará a financiar al Poder Ejecutivo, otro 43,3% se dedicará al servicio de la deuda pública, donde el pago de intereses consumirá ¢2,2 billones.

Además, un 9,7% irá al pago de pensiones y un 4,1% al Poder Judicial, entre los rubros más importantes.

Los diputados deberán aprobar el Presupuesto Nacional en dos debates a más tardar el 30 de noviembre entrante para que este pueda entrar en vigor.