Fuente: CRHoy.com

Un informe publicado por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) evidenció que de cada ¢100 que se recaudan en Costa Rica por concepto de impuesto de ventas ¢28 se evaden, por eso recomiendan que se apruebe una reforma fiscal.

Según Jonathan Menkos Zeissig, director ejecutivo del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), todos los países de la región, con excepción de Costa Rica, han experimentado reformas a su legislación con herramientas eficaces para lograr una buena administración tributaria.

“A pesar de estos avances legales, la evasión de impuestos continúa siendo muy elevada”, mencionó.

Menkos explicó que Costa Rica debe hacer una reforma tributaria que procure aumentar los ingresos públicos y la transparencia, “tema en el que se está rezagado”.

El viceministro de Ingresos, Álvaro Ramos, mencionó que las estimaciones manejadas por el Icefi concuerdan con las del Ministerio de Hacienda y que este impuesto es difícil de administrar porque es un híbrido entre el impuesto de ventas puro y el Impuesto de Valor Agregado (IVA).

“Hemos planteado como opción modificar la ley para migrar a un IVA, pero mientras eso pasa, se realizan muchos esfuerzos administrativos donde se identifican empresas que no lo pagan y son sancionadas con el cierre temporal del negocio. Además, se han hecho mejoras introducidas como la facturación electrónica”, destacó.

Francisco Villalobos, exdirector de Tributación, mencionó que para minimizar ese porcentaje es necesario pasar de un impuesto de ventas a uno de valor agregado y que falta hacer algunos ajustes que grave todos los servicios y que sirva como una forma automática de control.

“Hay un elemento muy importante que tiene que ver con la informalidad de la economía y luego también a que los servicios no son grabados y no tener definida bien las exoneraciones a la canasta básica abre muchos portillos para esto y uno como consumidor no tiene ninguna certeza de que cuando le cobran el impuesto, este llegue hasta las arcas de Hacienda y eso no se resuelve con pedir facturas o cerrar negocios por cinco días”, concluyó.