Fuente: La República

Un déficit fiscal que llegue al 10% para el 2020, es lo que se esperaría por el impacto en la economía nacional del Coronavirus.

¿Cuál sería la cifra final? Nadie sabría, ya que no sabemos cuánto tiempo duraría la epidemia, ni cuán severa sea.

Mientras tanto, los factores que determinarán el impacto incluyen la aplicación o no de la regla fiscal, así como el efecto de otras medidas, como la de permitir a los trabajadores realizar las compras de bienes y servicios, al tener acceso al Fondo de Capitalización Laboral, así como la contribución solidaria de pensiones de lujo y la titularización de las utilidades del Instituto Nacional de Seguros.

En cuanto a los impuestos, es casi seguro que los ingresos tributarios caerán de forma significativa con la suspensión de algunos sectores como turismo, entretenimiento, restaurantes y bares, así como mucha actividad retail.

Sería una medida acertada permitir a las empresas mantener el flujo de caja gracias a la moratoria impositiva de al menos tres meses; al mismo tiempo, eso generará otra deficiencia en las arcas del Estado.

No aplicar la Regla Fiscal durante algún tiempo, por su parte, crearía empleo, mientras el Gobierno no esté limitado en hacer obras públicas.

Por otro lado, el déficit crece en la medida que no se controla el gasto, lo que es el propósito de la regla.

Esperamos también un alza en el costo del servicio de la deuda, ya que el déficit será financiado por el dinero prestado, lo que podría costar más que antes.

Por un lado, Costa Rica contará con los préstamos con condiciones favorables de alrededor de ¢1 billón de distintas fuentes como el Banco Interamericano de Desarrollo y la Agencia Francesa de Desarrollo.

Por otro lado, sería difícil emitir eurobonos a una tasa baja, ya que los inversionistas globales están comprando, sobre todo, los títulos de valores de las grandes economías, mientras ven como arriesgados los mercados emergentes como Costa Rica.

Las tasas también subirían si el Estado intentara financiar el déficit en el mercado local.

Advertencia

La implementación o no de la regla fiscal incidirá de manera directa en el déficit.

José Luis Arce
Director
FCS Capital

Que se desactive la regla fiscal no significa que se eche a la basura.
Si bien es probable que se tengan que buscar espacios para enfrentar la crisis, hay que tener en mente la sostenibilidad fiscal de largo plazo, porque de otra manera las condiciones de financiamiento van a empeorar.
Lo que podamos escribir con la mano en medidas de ajuste de corto plazo en esta coyuntura lo vamos a borrar con el codo con el deterioro del acceso al financiamiento, tasas de interés más altas y contracción en las condiciones de crédito.

Daniel Suchar
Economista
Independiente

El tema de no aplicar la regla fiscal significa que superaremos el 60% de la deuda.
La única forma de vencer el déficit fiscal va a ser por medio de apalancamientos de deuda, ya que la economía va a estar bastante desacelerada y no va a haber ni crecimiento del PIB ni tampoco se va a tener recaudación, pero vamos a tener gastos disparados; por eso se van a tener que aprobar los eurobonos sí o sí.

Inci Otker
Encargada a Costa Rica
Fondo Monetario Internacional

La implementación exitosa de la reforma fiscal aprobada a finales del 2018 y de la regla fiscal que entró en vigor con el presupuesto del 2020 es fundamental para preservar la estabilidad macroeconómica y mejorar la confianza.
Además, la puesta en marcha de medidas tributarias aprobadas empezó a generar mayores ingresos.

Vidal Villalobos
Asesor Económico
Grupo Prival

Para atender la crisis se van a realizar erogaciones que no estaban originalmente en el presupuesto.
Por ello se incrementará el gasto, el déficit fiscal y el tamaño de la deuda.
Como medidas, al igual que se está pidiendo una renegociación de deudas para las empresas y para las familias, el Gobierno puede solicitar a los organismos internacionales y bancos regionales o globales, con los cuales tiene deuda, que esta sea renegociada en tasas y plazos para poder contar con recursos libres para atender la crisis.