Fuente: Amelia Rueda

La ministra de Presidencia, Geannina Dinarte, reconoció tras consulta de AmeliaRueda.com que existen “dificultades” para avanzar en la aprobación de dos proyectos de ley que buscan ponerle un impuesto a los premios de la lotería y también ponerle el impuesto de renta al salario escolar.

“Creo que el proyecto de loterías en este momento sí tiene algunas dificultades para tener la viabilidad política que se necesita para avanzarlo en la comisión”, indicó la jerarca.

En el caso del impuesto al salario escolar, Dinarte espera que los cambios propuestos al texto permitan determinar si hay condiciones para que todo el proyecto avanzar o si hay ajustes adicionales que se requieran hacer.

“Nosotros insistimos en este nuevo texto que se mantenga el impuesto al salario escolar, pero también sabemos que es parte de las discusiones que las fracciones deben ir dando”, agregó.

En una primera instancia el Gobierno propuso gravar con un 25% a los premios de las loterías, que superen medio salario base (¢225 mil), de los juegos de azar que venda, distribuya o comercialice en el territorio nacional la Junta de Protección Social (JPS).

Pero el texto nuevo lo sube a un salario base es decir ¢450 mil.

Ambas iniciativas son parte de los seis proyectos de ley que Casa Presidencial negoció con el Fondo Monetario Internacional (FMI) como parte del compromiso de los ajustes fiscales que el país asumió con este organismo para recibir un crédito por $1778 millones.
Poco futuro

Ambas iniciativas se discuten en la Comisión de Jurídicos del Congreso que preside la diputada liberacionista Franggi Nicolás.

Consultada sobre el tema, la verdiblanca ve poco futuro a que las iniciativas caminen.

“Veo muy complicado su avance, muy enredado y no por culpa de los diputados miembros de la comisión, sino por el mismo Gobierno, que no ha dado seguimiento, con dificultades de comunicación con el Ejecutivo”, explicó.

Nicolás dijo que a pocos días que se les venza el plazo de discusión en la comisión se presentaron los textos sustitutivos, que no fueron consultados previamente con los diputados y que provoca que todo el trabajo anterior ya no sirva.

“Yo estoy en contra de esos proyectos porque buscan maltratar a las clases medias y clases empobrecidas del país y no son proyectos que tengan justicia social y lo que generan en recaudación es muy poco para el inmenso sacrificio para estas poblaciones”, agregó.

El candidato presidencial verdiblanco, también ha señalado su oposición a estas iniciativas alegando por ejemplo en el caso del salario escolar, que es una conquista liberacionista.

El FMI realizará en noviembre una nueva inspección sobre el avance de los cumplimientos para otorgar un nuevo tracto del crédito aprobado.