Fuente: La Prensa Libre

En cadena nacional, el presidente de la República Luis Guillermo Solís hizo un llamado a “modernizar los impuestos con visión solidaria”, en relación con los dos proyectos de ley de reforma tributaria que presentó esta semana el Poder Ejecutivo ante la Asamblea Legislativa.

“Desde hace casi 10 años, el Estado ha gastado más recursos de los que ha recibido y hubo excesos en ese gasto que este Gobierno está corrigiendo. Como sociedad, también debemos reconocer que muchos han evitado contribuir con sus obligaciones tributarias y que el gasto público, también, se ha disparado, por efecto de privilegios salariales, anualidades y beneficios que, no por ser legales, son justos o justificados”, dijo Solís.

El Mandatario explicó a la ciudadanía los proyectos de transformar el impuesto de ventas en un tributo al valor agregado (IVA) que permitiría aumentar la recaudación, disminuir la evasión y proteger a las familias más vulnerables y de menores ingresos.

“Esas familias se beneficiarán de la devolución de lo que gasten, en el pago del IVA, mediante un depósito bancario. Para apoyar a la clase media, la educación privada no pagará el IVA y el impuesto se le devolverá a quienes paguen consultas médicas privadas con tarjeta de débito o crédito”, añadió Solís.

“También tendrán exoneraciones la mayoría de los alimentos presentes en nuestros hogares, como el arroz, pan, frijoles, la leche, las hortalizas, las tortillas o las legumbres. Tampoco pagarán el IVA los consumos moderados de agua y electricidad, ni los alquileres de casa por debajo de los 400 mil colones”, agregó.

Según el Presidente, en el caso del impuesto sobre la Renta, para el 97 % de los asalariados no habrá cambios.

“Solicitamos que se cobre el impuesto a las ganancias de capital, que hoy no lo pagan, y se plantean acciones para reducir las posibilidades de evasión y elusión. Para evitar que las empresas grandes paguen tasas menores, se establece una escala de tasas progresivas, que van de 10 % al 25 %”, aseveró el Presidente.