Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) -Un proyecto de ley pretende establecer la trazabilidad fiscal para las compras internacionales que se realicen con tarjetas de crédito o débito de uso internacional por medio de internet o cualquier plataforma de telecomunicaciones o digital.

La iniciativa -que se tramita bajo el expediente 22.650- fue presentada por la diputada Silvia Hernández, del Partido Liberación Nacional (PLN) y presidenta de la Asamblea Legislativa.

La propuesta consiste en una reforma al artículo 30 del capítulo V “Determinación del impuesto, créditos, liquidación y pago del título I de la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA)” de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

El proyecto establece que los emisores de tarjetas de crédito o débito de uso internacional, públicos o privados, deberán recibir el monto del IVA cuando sus tarjetahabientes hagan compras de bienes intangibles y servicios por medio de internet o las plataformas digitales, y posteriormente tendrán que depositarlo al fisco.

La propuesta también incluye las siguientes disposiciones:

  • Corresponde al emisor de la tarjeta de crédito o débito informar a la Administración Tributaria sobre las transacciones que realice el tarjetahabiente por medio de internet o cualquier otra plataforma de telecomunicaciones o digitales.
  • La Dirección General de Tributación establecerá la forma en que debe reportarse la información requerida para el control, cobro y fiscalización del impuesto a cargo de los emisores de tarjetas.
  • El suministro inexacto o incompleto de la información requerida, por parte del emisor, se sancionará de acuerdo con el Código de Normas y Procedimientos Tributarios.
  • Las sumas percibidas deberán depositarse a favor del fisco en el sistema bancario nacional o en sus agencias o sucursales que cuenten con la autorización del Banco Central de Costa Rica (BCCR) a más tardar dentro de los tres días siguientes de efectuada o recibida la transacción.
  • Las disposiciones aplican para aquellas entidades, públicas o privadas, que comercialicen a partir de una cuenta bancaria y por medio de internet o cualquier otra plataforma de telecomunicaciones o digitales servicios o bienes intangibles para facilitar los pagos a la cuenta de un vendedor o proveedor no domiciliado en el territorio de la República.

De acuerdo con la propuesta, el tarjetahabiente podrá solicitar la devolución del impuesto ante la Administración Tributaria cuando haya realizado compras con tarjetas de crédito o débito a nivel internacional y se encuentre ante alguna de las siguientes situaciones:

  • Adquiera bienes intangibles y servicios por medio de internet o cualquier otra plataforma de telecomunicaciones o digitales y sobre las que el uso, disfrute o consumo se realice totalmente en otra jurisdicción.
  • Utilice los medios electrónicos de pago para la transferencia o envío de dinero a personas o entidades ubicadas fuera del territorio nacional cuyo resultado sea la manutención o el consumo final en una jurisdicción distinta a Costa Rica.

Según Hernández, la ruptura de la trazabilidad fiscal en las compras internacionales es la génesis del alto incumplimiento tributario en el país.

“Para evitar generar una ventaja competitiva artificial que beneficie a multinacionales con significativo poder de mercado y que va en detrimento del mayor encadenamiento (productivo, laboral y tributario) de las compras locales, es indispensable que las compras internacionales tengan la misma retención que las compras locales de bienes y servicios, sin perjuicio de que para ello se realice una ágil compensación que evite la duplicación de la carga tributaria a la población costarricense. Esto tendrá la loable consecuencia de integrar de manera definitiva las bases de datos de la Dirección General de Tributación y la Dirección General de Aduanas”, agregó.