Fuente:  La República

Los impuestos asociados a la gasolina representan la tercera parte de lo que recauda el gobierno para financiar sus gastos y por ello, Rodrigo Chaves no está dispuesto a bajar los tributos.

Y es que el hueco fiscal que se generaría se traduciría en más deuda para el Estado, indicó Nogui Acosta, ministro de Hacienda.

Por esta razón, la iniciativa para congelar el aumento de los impuestos, a la vez, que rebaja en ¢100 el costo por litro que propone el PLN, no será convocada por el gobierno de Chaves a las sesiones extraordinarias del Congreso.

“El componente del impuesto es una proporción al gobierno, pero también está Conavi, la Cruz Roja, el MAG y otras series de instituciones, los diputados deben entender, que el gobierno no solo debe afrontar los gastos que ya significan trasladar recursos a las distintas entidades, sino también pagar salarios y la deuda interna, o sea, hay temas que son importantes de evaluar antes de hacerlo, entonces todos esos proyectos de ley visualizan única y exclusivamente la disminución del precio del combustible, pero qué hacemos con el gasto que soporta ese ingreso, en ese sentido no estamos de acuerdo con ese sistema”, explicó Acosta.

Eliminar subsidios al asfalto, cambiar la metodología de cálculo de precios, la suspensión de la norma Euro Seis -que encarece el costo de la gasolina - y analizar la pertinencia de un préstamo por $200 con el BCIE para subsidiar al transporte público son las propuestas del gobierno.

Un alza de ¢104 en la gasolina súper que ya tramita la Aresep, haría que la súper llegue a costar ¢1.062 por litro. Actualmente está en ¢958.

Por su parte, el diésel tendría un valor de ¢1.012 y la regular pasaría de ¢933 a ¢1.024.

La nueva subida de tarifas que entraría a regir el otro mes, se debe a la presión en el mercado internacional que genera la guerra entre Rusia y Ucrania.

Otro aspecto que está incidiendo es el tipo de cambio del dólar, que ha aumentando más de ¢40 desde octubre a la fecha.

En el último año, el precio de la gasolina súper y regular ha tenido un incremento de más de 30%, mientras que el diésel tuvo un alza de un 41%, según los datos de Recope.

En ese sentido, los diputados ayer buscaban soluciones a la crisis energética, ya que un alza de los hidrocarburos, generaría un incremento generalizado de bienes y servicios.

“Hemos venido insistiendo en la contención temporal del impuesto único a los combustibles por medio del proyecto de ley que presentó Liberación, el cual, consiste en una rebaja de este bien en ¢100 por litro”, dijo Monserrat Ruiz, legisladora de PLN.