Fuente: La República

La disminución de los impuestos aduanales para los productos importados y las materias primas, generó una división en el sector empresarial y acusaciones de competencia desleal, así como una confusión entre los diputados que buscan reducir el costo de los fletes marinos.

Y es que el proyecto que validaría de manera temporal el uso del tributo en aduanas del 2019, es rechazado por la Cámara de Industrias y la Cámara de la Industria Alimentaria entre otros sectores, quienes señalan que la medida tendría un perjuicio para el productor nacional, al beneficiar a las empresas extranjeras, las cuales, traerían productos a un menor precio.

Mientras tanto, comerciantes, exportadores y el sector construcción se manifiestan favorables al plan que propone Gustavo Viales, diputado de PLN, ya que en caso de aprobarse la iniciativa, habría una rebaja en el producto final de hasta 20% y una disminución de 75% en el costo de los fletes, según estimaciones de la Cámara de Comercio.

Para los industriales, el subsidio a la importación - aunque sea temporal - permitirá que el bien traído del extranjero sea menos costoso, producto de la intervención del Estado que inyecta flujo de caja al importador.

El efecto inmediato, es que el productor y el fabricante nacional tendrían que competir internamente con producto extranjero que ha sido abaratado de manera artificial, por lo que, el mercado arrojaría precios que no son reales, dejando al productor nacional en un escenario de competencia desleal, creada por los propios diputados.

Dicho de otra manera, el Estado le condonaría el pago de los tributos a las plantas de producción que están en el extranjero y que venden sus productos en el país, según explicó el sector industrial.

La solución debería venir –afirman los opositores- de una verdadera política de Estado, en la que se reduzcan las cargas fiscales, así como los costos de producción y no de una solución con efectos tan negativos.

La preocupación por los fletes marinos se debe a que un transporte entre Asia y Latinoamérica subió casi 400% en promedio durante la pandemia, de manera que hoy día se paga entre $15 mil y $17 mil, y al desplazarse a países como el nuestro, el monto podría llegar inclusive a los $20 mil en las próximas semanas.

La propuesta fue dispensada de todo trámite en el Congreso, pero aún no se ha votado en primer debate.

Divididos

Las diferencias de criterio entre el sector productivo entorpecen la discusión en el Congreso.

A favor

Laura Bonilla
Presidenta
Cámara de Exportadores

Para elaborar los productos terminados debemos importar insumos y materias primas y su alto costo resta competitividad al país y lo más lamentable es que estos costos serán trasladados a todos nosotros los consumidores finales, por eso, buscamos una solución.

Julio Castilla
Presidente
Cámara de Comercio

Honduras se nos adelantó aprobando esta medida y los fletes se redujeron 75%; sin embargo; aún estamos a tiempo de no perder la oportunidad de “paliar” aunque sea parcialmente el alto costo de los bienes importados.

Carlos Trejos
Presidente
Cámara Costarricense de la Construcción

Apoyamos la iniciativa ya que con este ajuste se lograría mitigar un poco el incremento de costo de los materiales y de las obras, promoviendo la reactivación de la construcción y la generación de empleo.

En contra

Maurizio Musmanni
Presidente
Cámara de la Industria Alimentaria

Cuando la política del Estado se resume a un simple subsidio tributario dirigido a una actividad económica particular como la importación, hay impactos positivos para algunos, pero negativos para otros, sin garantizar un beneficio al consumidor final.

Enrique Egloff
Presidente
Cámara de Industrias de Costa Rica

El proyecto atenta contra la competitividad del sector productivo ya que existe una clara intención de beneficiar la importación de bienes finales, generándoles una ventaja competitiva artificial, en perjuicio de la industria y del sector agropecuario nacional que debe competir en condiciones menos favorables versus otros países que tienen menores costos de producción.

Jaime Cerdas
Presidente
Cámara Costarricense del Plástico

Contrario a estas iniciativas, se deben promover acciones que permitan generar más empleo en el país y no en otros países, como son bajar los altos costos de electricidad, combustibles, cargas sociales y fiscales, entre muchos otros.