Fuente: La República

Aprobar nuevos impuestos, sobre todo, la renta global dual afectaría la inversión extranjera directa para el 2022 y la generación de nuevos empleos confirma el sector empresarial.

La iniciativa es parte de los acuerdos que negoció el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional.

La intención es que el impuesto aplique a una sola escala para los ingresos de las personas físicas con actividad lucrativa y asalariados, sin embargo, como no se lograba un acuerdo, se creó una mesa multisectorial, la cual, al final no cumplió con los objetivos del sector empresarial.

Aplicar la renta global sería un duro golpe para el ingreso disponible, principalmente de la clase media, asegura el sector empresarial.

El mínimo exento en la actualidad, de las personas asalariadas es de hasta por los ¢842 mil mensuales, mientras que en la propuesta de renta global dual se establece un mínimo vital anual que bajaría el monto mensual para los asalariados a ¢683 mil, con lo que, el impacto a la clase media es mayor. 

El acuerdo que se llegó entre el Gobierno y el sector privado no estableció tarifas para las personas físicas, se esperaba que estas se mantuvieran, sin embargo, no fue así.

Se negoció también la deducibilidad de gastos para las personas físicas, relacionadas con créditos financieros, gastos médicos y de educación, entre otros, como un beneficio para la clase media, sin embargo, el proyecto de ley excluye esta deducibilidad, la cual el sector empresarial considera vital para lograr una mayor aceptación y una menor afectación a las personas físicas.

Por otra parte, también se acordó que la tarifa a las empresas tenga un techo del 27,5%; sin embargo, se mantiene la tasa del 30%.

También, se incorporan dos aumentos de tributos relacionados con un incremento de 5 puntos porcentuales a las tarifas del gravamen sobre las remesas al exterior, y un aumento del impuesto sobre las rentas de capital y las ganancias patrimoniales, de 15% a 16,5%,.

La aplicación de la renta global sería no antes del 2023; pero el proyecto establece que regiría a partir de enero del 2022.

El impuesto a bienes inmuebles de lujo para uso habitacional que se dictaminó en la Comisión de Jurídicos pretende duplicar el impuesto que hoy ya se paga.

En caso de aprobarse, la iniciativa afectaría de manera directa a la clase media, ya que además se sustituye la tasa escalonada y progresiva que tiene hoy la ley vigente (desde 0,25% hasta 0,55%) por una tasa única por igual para todas las casas (de 0,50%).

Posiciones

Oposición rotunda

Los efectos para la clase media preocupan al sector empresarial, estas son las reacciones de los presidentes de las cámaras.

José Álvaro Jenkins
Presidente
Uccaep

Los incumplimientos de la Mesa de Diálogo afectarían la generación de empleo y la urgente reactivación.

Sanear las finanzas públicas pero con un mejor control estricto del gasto.

Enrique Egloff
Presidente
Cámara de Industrias

El Gobierno incumplió con varios de los acuerdos referidos a avanzar hacia un sistema de Renta Global Dual para las personas físicas. No incorporó una reducción de la tarifa del impuesto sobre la renta a empresas para que esta sea del 27,5% e incluyó un aumento de impuestos a rentas de capital y a remesas del exterior (cinco puntos porcentuales) que no están relacionadas con la Renta Global Dual.

Julio Castilla
Presidente
Cámara de Comercio de Costa Rica

Se deben respetar los acuerdos de la mesa multisectorial y que se apruebe únicamente la Ley de Empleo Público.  No más impuestos, porque esto aumentará la informalidad.