Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) A finales de septiembre, el gobierno buscará una renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para lo cual se comprometerá con este organismo financiero con el impulso para la aprobación en el país  de un proyecto de ley que crearía el impuesto de renta global dual. 

La propuesta no es nueva. Todavía en diciembre pasado los anteriores diputados discutían un proyecto de ley elaborado por el gobierno de Carlos Alvarado Quesada (2018-2022) con este objetivo, esto como parte del acuerdo inicial suscrito por su administración con el FMI. La propuesta se entrabó en medio la campaña electoral y se enterró.

Casi un año después, la discusión se volverá abrir en el país. La Casa Presidencial y el Ministerio de Hacienda están dando los últimos ajustes a la nueva propuesta de la administración Chaves Robles para crear este impuesto. El texto del proyecto se encuentra en su etapa “de revisión y será presentado pronto”, confirmaron desde el despacho de la ministra de Presidencia, Natalia Díaz Quintana.

La propuesta de proyecto de ley está siendo coordinada desde el Ministerio de Hacienda. Lo que se busca es simplificar el régimen tributario para que las personas y empresas paguen el impuesto sobre la renta sobre la totalidad de sus ingresos, en lugar de hacerlo por separado. El proyecto se encuentra en revisión. Será presentado pronto”, mencionaron por medio de un correo electrónico.

¿En qué consiste la renta global y quienes deberían tributar?

La renta global es un cobro porcentual que se hace a personas físicas y jurídicas con actividad lucrativa.

Este tipo de cobro se aplica a los ingresos de forma gradual y proporcionalmente con respecto al monto de dinero que recibe cada mes por sus actividades económicas o laborales, esto con independencia de la fuente generadora, siempre que sea local.

Los economistas han reiterado la importancia de no confundirla con la renta mundial, pues la renta global pretende globalizar las tasas de impuestos, pero no tiene nada que ver con el territorio o la renta mundial.

Así las cosas, la Renta Global consiste en sumar todos los ingresos en una misma cuenta y aplicar un impuesto diferenciado, de acuerdo con sus ganancias.

Es similar a la aplicación del impuesto de renta que ya se aplica a los asalariados, pues el impuesto se calcula con base en una tabla que asigna porcentajes más altos a montos mayores. La diferencia es que ahora sumará no solo salarios, sino todos los ingresos.

Cuantos mayores sean los ingresos que reciba una persona al mes, mayor será el impuesto que deberá pagar.

Otra de las diferencias es que el porcentaje se calcula por el total de los ingresos de un periodo y no sobre cada servicio o producto.

La renta global incluye los ingresos  recibidos por el trabajo, los rendimientos del capital mobiliario o inmobiliario, las rentas provenientes de las actividades económicas propias, así como las variaciones patrimoniales provenientes de las ganancias de capital eventuales. Se acumula la totalidad de dichos ingresos en la base de renta bruta.

La última propuesta en discusión

En la propuesta del gobierno de Alvarado, ese impuesto iba recaer sobre  aquellos costarricenses que perciban ingresos anuales que superaran los ¢8.425.000, es decir, los ¢702.083 mensuales. En ese cálculo, se excluía el aguinaldo.

La tarifa del impuesto oscilaba, en esa propuesta,  entre el 10,0% y el 27,5%, dependiendo de los ingresos de cada persona. 

La propuesta del pasado gobierno contemplaba algunos gastos deducibles, como por ejemplo:

  • Se restaban ¢100 mil por cada hijo menor de edad en etapa escolar.
  • Se reducían ¢150 mil por cada hijo dependiente o hasta de 25 años que se encontrara estudiando.
  • Las personas con hijos con discapacidad, por cada uno se restaban ¢2.106.250.
  • Si tiene cónyuge, se restan ¢250 mil(esta deducción solo la puede aplicar uno de los dos, no ambos).

Con estas condiciones, el pasado gobierno esperaba recaudar ¢170 mil millones anuales.

Expectativa sobre aguinaldo y salario escolar en nueva propuesta

Uno de los aspectos más sensibles en la discusión del pasado proyecto de ley de renta global, discutido por los pasados diputados, era la inclusión del aguinaldo y el salario escolar dentro de los ingresos a considerar dentro del tributo.

En julio, el ministro de Hacienda, Nogui Acosta Jaén, fue contundente en decir que en el planteamiento de este gobierno sobre renta global no se iban a incluir ni el aguinaldo ni el salario escolar.

“No hemos evaluado esa posibilidad. No lo he dicho en ningún momento”, indicó el ministro.

Sin embargo, 2 meses después, el ministro no descartó  esta posibilidad, tras ser consultado sobre este tema por la prensa tras comparecer en la Comisión de Hacendarios del Congreso.

“Me parece que eso es una discusión aparte, me parece que nuestro objetivo de tener una ley de renta global va a absorber esa discusión y vamos a entrar en otra dinámica, porque lo que tenemos hoy son diferentes fuentes de financiamiento, la base celular implica que yo creo impuestos para cada una de las generaciones de riqueza, con renta global estaríamos en otra discusión”, afirmó el ministro en relación con la posibilidad de gravar el salario escolar.

En el caso del aguinaldo, Acosta reiteró que el sistema de renta hoy es celular, es decir, que cada uno de los ingresos se grava con un impuesto diferente, y si bien habla de exoneraciones no descarta incluir el aguinaldo.

“Estamos en el proceso de elaboración, la particularidad que tiene renta global es que es sobre todos los ingresos, hay que ver cuáles son los tramos que quedarían exentos, como le digo estamos en la elaboración de un proyecto en conjunto con el Fondo Monetario Internacional que cuando lo tengamos lo vamos a mostrar a la ciudadanía”, dijo.