La mayoría de diputados del PAC no aceptaron la propuesta del excandidato presidencial Ottón Solís de romper con la alianza opositora en la elección del Directorio legislativo, si esta no permite la votación del plan fiscal antes del 1.° de mayo.

Solo dos de los 11 congresistas del Partido Acción Ciudadana (PAC) dijeron estar de acuerdo con el planteamiento del fundador de esa agrupación.

Jorge Gamboa y María Eugenia Venegas fueron los únicos parlamentarios que consideraron que Solís lleva razón en su propuesta de presionar a las otras cuatro bancadas que conforman la alianza opositora.

El resto de los rojiamarillos, incluyendo al jefe de fracción, Manrique Oviedo, y la subjefa, Jeannette Ruiz, afirmaron que la bancada se mantendrá firme en su compromiso de apoyar a un candidato del Movimiento Libertario para para la presidencia del Congreso.

Esto sin importar que el Libertario es el principal opositor al plan de impuestos.

Pese a este panorama, Solí es optimista y afirma que su propuesta sigue en pie: “Es una sugerencia, la mantengo y respeto la posición de los diputados (...) Le puedo asegurar que muchos más que dos lo están pensando seriamente”, expresó.

A la fecha, el plan de impuestos con que el Gobierno pretende enfrentar la crisis fiscal tiene cerca de 2.000 mociones de la oposición pendientes de votarse.

El plan tributario pretende generar nuevos impuestos en renta y un tributo especial al valor agregado del 14% sobre la venta de bienes y servicios (IVA).

Cada voto cuenta. La intención de Solís era presionar para que los demás miembros de la alianza (Libertario; Unidad Social Cristiana (PUSC), Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) y Frente Amplio dejen de obstruir la votación de la reforma tributaria.

Sin los votos rojiamarillos, la alianza pierde la posibilidad de controlar el Congreso por un año más a partir del 1.° de mayo, lo que quebraría el bloque opositor que puso en la presidencia legislativa a Juan Carlos Mendoza, quien es diputado del PAC.

Para controlar el Congreso, la oposición necesita hacerse con al menos 29 votos. La alianza aglutina 31 votos, sin embargo el pacto para sumar apoyo opositor contra el oficialista Partido Liberación Nacional (PLN) no cuenta con el beneplácito de Solís, quien señala debilidades éticas en bancadas como el Libertario y el PUSC.

¿Resultados? De los 11 parlamentarios que componen el PAC ,nueve rechazaron la propuesta de Solís por considerarla “improcedente”, como dijo la legisladora Carmen Muñoz, y por no reflejar la posición de la fracción, según aseveró su compañera Yolanda Acuña.

Si bien no aceptaron la sugerencia de Solís, ayer mismo el PLN y las bancadas opositoras llegaron a un acuerdo para desentrabar la discusión del Congreso a través de una “tregua” que se prolongará, en teoría, toda esta semana.

Durante este tiempo, los parlamentarios dejarán un lado la discusión del plan fiscal.

La tregua, avalada por todas las bancadas, genera discrepancias el Poder Ejecutivo y el PLN, según dejó entrever el ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides

Fruto de este acuerdo, los parlamentarios podrán avanzar en la discusión de otros proyectos, entre los que figuran el plan para regular las investigaciones médicas en seres humanos y la reforma constitucional para declarar el agua como un derecho tutelado por el Estado.

Mientras tanto, los parlamentarios negociarán cambios en el plan de impuestos, de manera que el proyecto obtenga mayor viabilidad, pero sin plazos como lo planteó Ottón Solís.


Por Esteban Mata

Periodico La Nación