Fuente: El Financiero

Los tambores del nuevo plan fiscal, que anunciarán el inicio del debate nacional sobre este instrumento hacendario, se escucharán esta semana, para ser exactos en cualquier momento después del miércoles 2 de octubre.

Así lo informó el ministro de Hacienda, Edgar Ayales, quien agregó que se efectuará una rueda de prensa con mayores detalles posiblemente del recorrido que conllevará el arranque de la segunda fase del también conocido Programa de Consolidación Fiscal.

Para el Jerarca, la segunda fase ayudará a complementar la nueva propuesta que culminará en uno o varios proyectos de ley, que sustentarán las modificaciones de cómo el Gobierno deberá gastar o recaudar los recursos que le pertenecen.

Anunció también con anterioridad que el debate se realizará con distintos grupos del país como económicos, entre ellos, cámaras empresariales, así como expertos en la materia; políticos como personajes de peso y actuales partidos; sindicales, entre otros.

“Vamos a tener una conferencia de prensa, muy probablemente sea (…) en los primeros días de octubre porque -esa fecha- es un día muy importante en la política, dado que inicia el período electoral, y hay una serie de decisiones importantes que se toman con respecto al traspaso de la Policía y varias otras cosas, y no quisiera entrar en un conflicto con eso”, indicó Ayales.

Detalló que en la agenda anotada, la cual llevará por nombre: “En Ruta a la Consolidación Fiscal”, se explicarán las propuestas del Gobierno tras nueve meses de reuniones bilaterales con expertos, con técnicos y medios.

“Tenemos que empezar el dialogo nacional abierto. Para eso comenzaremos con una conferencia de prensa ampliada a partir de la cual haríamos foros para discutir los diferentes componentes como elementos de la gobernabilidad fiscal, de ingreso, de gasto y de financiamiento”, agregó.
ESFUERZO FISCAL

El ministro de Hacienda también anotó que con la nueva propuesta fiscal se pretenden generar recursos a la cartera, de aproximadamente 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que si bien no eliminaría el déficit fiscal, que alcanzará al final de año un 5,8% del PIB, según cifras aportadas por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), sí lo reducirá significativamente.

“Creemos que para poner la deuda en una tasa sostenible de crecimiento y alcanzar un nivel de déficit que elimine por lo menos el primario y no tengamos que endeudarnos para pagar deuda o intereses, tenemos que hacer un esfuerzo fiscal alrededor del 3,5% del PIB”, aseguró el ministro Ayales.

Añadió que de ponerse en ejecución alguna reforma hacendaria, el país podría verse en serios problemas principalmente por la insotenibilidad de su deuda, que incluso fue advertida por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

“De no hacerse ningún esfuerzo especial; es decir, otros que no sean las medidas administrativas que estamos tomando; la deuda del Gobierno Central podría subir de un 35% a más de un 50%, y eso claramente presenta problemas muy serios de sostenibilidad, entonces el porcentaje que el Gobierno debería de dedicar a pago de deuda sería altísimo y estrujaría aún más lo que podamos dedicarle al PANI o educación”, aseveró.

Cabe destacar que precisamente sobre la advertencia de este ente regional, Costa Rica es el país que presenta el crecimiento más acelerado de la deuda pública en Centroamérica. Incluso de acuerdo con Miguel Martínez, economista e investigador del Icefi, además de que Costa Rica es el territorio con el crecimiento más acelerado de la deuda, se encuentra en el segundo lugar de la lista de las naciones centroamericanas con la deuda más insostenible.

“En la actualidad, solo Nicaragua y Panamá tienen deudas públicas sostenibles en el tiempo, toda vez se conserven ciertos factores como alto crecimiento económico, relativa inflación y cambio de deuda cara por más barata”, pormenorizó el experto.