Fuente: La República

Su casa, negocio y empleo estarían en riesgo, si el gobierno de Carlos Alvarado no lograra mejorar las finanzas públicas

Es poco probable que haya un choque abrupto.

Sin embargo, se espera un deterioro progresivo de la economía, si no se encontrara la forma de conciliar los objetivos del sector privado, por un lado, y por otro, los sindicatos del sector público, mediante la llamada reforma fiscal.

En este análisis, La República presenta los aspectos básicos de la situación económica actual, y cómo los afectan a usted y su familia.

Todo lo que necesita saber

¿Qué es una reforma fiscal?

Es un cambio en la forma en la que el Gobierno ingresa y gasta el dinero.

¿Cómo ingresa el Gobierno el dinero?

El Gobierno encuentra el dinero para todo tipo de actividad, sobre todo mediante la recaudación de impuestos.
Sin embargo, cuando el Gobierno gasta más de lo que ingresa, se financia mediante bonos, que vende al sector privado.

¿Qué es el déficit fiscal?

El déficit es el monto que debe financiar el Gobierno, mediante colocación de deuda (bonos) o préstamos.

¿Qué es la deuda?

La deuda del Gobierno es el total de los déficits.
Supongamos que el Gobierno en un año pide ¢100 prestados para gastar, por encima de lo que recibe de la recaudación impositiva.
En este caso, tanto el déficit como la deuda son de ¢100.
Al año siguiente, el Gobierno de nuevo pide ¢100 prestados.
El déficit de ese año es ¢100.
Pero la deuda ya es de ¢200.

¿Por qué se necesita la reforma?

Cualquier deudor —hogar, empresa o Gobierno— enfrentará problemas económicos, en caso de que siempre gaste más de lo que ingrese.
La deuda actual del Gobierno es de unos ¢2 billones, tras una racha de déficits que inició en la administración de Óscar Arias.
Entretanto, el costo anual de cancelar los intereses y otros costos asociados a la deuda es un tercio del presupuesto anual.

¿Cómo me afectan a mí, los déficits del Gobierno?

El costo del dinero incrementaría para cualquier crédito —la hipoteca de su casa, el préstamo de su carro o de su negocio, entre otros— conforme el Gobierno compita con usted por la misma cantidad de plata.
Además, el Gobierno cada año tiene menos dinero disponible para los servicios públicos, ya que el costo de pagar los intereses incrementa, conforme crece la deuda.

¿Es posible evitar la crisis, sin reforma?

Podría evitarse una crisis, si el Gobierno estimulara la economía mediante las inversiones productivas, como en infraestructura.
Sin embargo, no hay ninguna garantía de que las inversiones del Gobierno tengan un efecto positivo, eso al suponer que se encuentren los recursos para financiarlas en primera instancia.

¿Cuál sería la solución?

Una solución al problema de los déficits crónicos y la deuda en crecimiento constante, es aumentar los impuestos, a la vez que se hacen recortes en el costo del Gobierno.

¿Por qué no se implementa?

El sector privado está dispuesto a pagar más impuestos, a cambio de los recortes en el Gobierno, sobre todo en lo que se considera la exagerada compensación para los funcionarios, que representa la mitad del presupuesto nacional.
Sin embargo, el sector publico cree que los privilegios que recibe son derechos, y que los problemas económicos son causados más que todo por la evasión tributaria del sector privado.

¿Qué podría hacer el Gobierno?

Posiblemente, el nuevo Gobierno tendría una capacidad de conciliar las partes, mayor que la administración anterior.

¿Qué se espera de ahora en adelante?

El deterioro de las finanzas públicas es probable que siga, con un impacto negativo en las empresas y el empleo, a raíz de los aumentos en las tasas de interés, si las partes no se ponen de acuerdo sobre la reforma fiscal.