Fuente: La Prensa Libre

La Dirección General de Tributación (DGT) cerró entre enero y marzo de este año 49 negocios por irregularidades en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

Los cierres se deben principalmente a problemas de morosidad, no facturación y omisión de la presentación de las declaraciones, y forman parte de las acciones que ejecuta el Ministerio de Hacienda para combatir la evasión fiscal y mejorar el cumplimiento de las obligaciones por parte de los contribuyentes. Los negocios cerrados permanecen en esta condición por cinco días naturales.

Cuando la sanción se da por no emisión de comprobantes de pago, solo se cierra el local donde se presenta el incumplimiento, pero cuando es por morosidad se aplica a todas las sucursales.

“Al igual que el año pasado, cuando aplicamos esta sanción a 293 negocios, los cierres continuarán realizándose durante el resto del año y forman parte de las actividades de control tributario para mejorar el cumplimiento por parte de los contribuyentes. Además de las causas del cierre y las pérdidas económicas, los negocios deben tomar en cuenta la sanción moral que implica este tipo de sanción por incumplir con un deber tributario, así como el efecto sobre los clientes y los proveedores”, manifestó Carlos Vargas, director general de Tributación.